A fuerza de hits chicleteros y bailables y composiciones melanco –festivas, Tan Biónica logró posicionarse como la banda más popular de la escena local. Su último trabajo, Destinología, logró un éxito de tal magnitud que logró que los liderados por el cantante Santiago “Chano” Moreno Charpentier fueran los primeros artistas argentinos en presentarse en un festival de Rock in Rio.

Hoy, en medio del tornado que representa sonar en radio, televisión en Internet durante todo el dia, los Tan Biónica fueron seleccionados para cantar “Un mundo mejor”, la canción que acompañará a la selección argentina al Mundial de Brasil en 2014.

“La convocatoria para hacer la canción nos puso muy felices; siendo honestos, siempre soñamos con tocar una canción en el Mundial. De hecho ya hablábamos de esto antes de que nos lo ofrecieran”, asegura a INFOnews la banda.

INFOnews: ¿Cómo se dio la elección?

Tan Biónica: Fue un acercamiento de unos de los sponsors de la Copa del Mundo. Lo vimos como una oportunidad para que nuestra música se conozca en todo el mundo, y obviamente para acompañar a la selección en busca de la gloria mundialista.



IN: Hablando específicamente de la canción, ¿Cuál fue el marco que le dieron?

TB: Es una canción institucional, se canta en todos los idiomas, tiene algunos puntos de contacto con las versiones en cada región. La van a interpretar distintos referentes de todo el mundo, por lo que es un honor muy grande que pensaran en nosotros. Se estrenó el miércoles a nivel mundial en nuestro canal de Youtube y en un pequeño concierto.

IN: Se puede imaginar que este fue un año perfecto para la banda. ¿Esta elección se vive como un mimo después de tanto crecimiento?

TB: Sí, lo tomamos como una recompensa al trabajo que venimos haciendo hace muchos años y al profesionalismo con el que encaramos cada proyecto siempre. Luego de grabarla y colaborar remotamente con Monobloco (grupo de percusión brasileño) nos fuimos a Los Ángeles a mezclar la canción con Rafa Sardina, que es un reconocido ingeniero de producción. Ese tipo de compromiso que tenemos con cada cosa que lanzamos trae este tipo de maravillas como resultado.

Durante 2013, el fenómeno Tan Biónica explotó por completo. Al éxito que habían conseguido con el disco anterior, “Obsesionario”, el grupo que los hermanos Chano y Bambi Moreno Charpentier crearon en 2002 redobló la apuesta y editó “Destinología”, una placa repleta de hits aptos para todo público, gancheros, bellos, de esos que se cantan hasta en la ducha. Y así fue; la banda sonó en todos lados, creció muchísimo y logró cerrar los grandes festivales de rock local e incluso fechas encabezadas por artistas internacionales.

IN: ¿Qué balance pueden hacer de este año tan exitoso que les tocó vivir?

TB: Fue un año de muchísimo trabajo, el Tour Destinológico le dio una vuelta al país, llevando una ambiciosa gira con la misma estructura en estadios de todas las provincias. Aun nos queda una última aventura por el sur, donde llegaremos hasta Ushuaia. También tuvimos buenísima repercusión en Uruguay, Colombia y México. Sin dudas nuestro ejercicio de balance tiene que ver con proponernos nuevos y estimulantes desafíos.

IN: ¿Cómo vivieron ese cambio de tocar en un circuito under a presentarse festivales multitudinarios tanto aquí como en el exterior sin volverse locos?

TB: Las cosas no sucedieron de un día para el otro. Fueron doce años de trabajo y mucho sacrificio, de preparación para este lugar que tenemos hoy. Construimos ladrillo por ladrillo esta carrera con aciertos y errores, con expectativas que superaban a la realidad, hasta que finalmente conseguimos esto. Ese crecimiento paulatino, el largo camino de tocar en los lugares mas hostiles que se puedan imaginar, te preparan para no volverte loco y atesorar lo conseguido.

IN: Se vive una suerte de primavera pop en Argentina, con grupos que vuelven de a poco a ocupar lugares importantes en la escena y a llenar estadios. ¿Se siente parte de esa movida?

TB: Nunca pensamos en un género, no pertenecemos a ninguna escena ni corriente artística. En nuestros conciertos nadie es juzgado ni tiene que ser de determinada manera o pertenecer a alguna tribu. Podés venir a divertirte, a compartir con tu viejo como en la cancha, o venir con tu novia. En la escena local quizás se lograría un cambio si nos liberáramos de algunos prejuicios tradicionalistas que solamente cierran puertas.

IN: ¿La popularidad es algo completamente gozoso, o se vive como una presión extra a la hora de avanzar sin dar un paso en falso?

TB: Claro que disfrutamos mucho que nuestra música atraviese fronteras cada vez más impensadas, pero eso también supone una gran responsabilidad y viene acompañado de una enorme exposición. Son las reglas del juego, a veces nos cuesta encontrar intimidad o poder salir a caminar y conocer una ciudad, pero somos agradecidos con los fans y las locuras que hacen para conocernos.

IN: ¿Sienten que existe algún sector que los mire de reojo por el éxito que lograron, ya sea entre el público o sus mismos colegas?

TB: Hasta ahora nunca nos pasó de cruzarnos con nadie que nos tire mala onda, ni en la calle ni en un escenario. Creo que corresponde más al anonimato de las redes sociales. Nosotros hacemos las cosas con dedicación, convicción y desde nuestros comienzos siempre nos esforzamos por tener un sonido y un mensaje diferentes.

IN: ¿Qué sigue ahora, de cara a 2014? Se está trabajando en nuevo material?

TB: Esperamos darle un cierre al Tour Destinológico, poder llevarlo también por Latinoamérica y seguramente terminar con unos pocos conciertos en estadios grandes en Argentina. Ni bien terminamos Destinología empezamos a trabajar en nuevas canciones. Somos muy prolíficos, nos encanta componer y producir música nueva.

“Con el paso de los años desencriptamos nuestro mensaje sin perder la poesía ni la metáfora, la elegancia en el relato. Cuando escribís historias urbanas que guardan honestidad intelectual y artística es más sencillo empatizar y generar identificación con los demás”, concluyen los muchachos del grupo del que hablan adolescentes y madres por igual.