Cuando Robin Williams visitó la Fundación Gorilla en California, dedicada al cuidado de este tipo de animales en peligro de extinción, conoció a Koko, un primate que puede comunicarse mediante el lenguaje de señas, y que fue capaz de aprender dos mil palabras.

Desde ese momento, Koko y Williams entablaron una gran relación.

Luego de conocerse la triste noticia de la muerte de Robin Williams, los doctores que trabajan en la fundación se encargaron de transmitirle la información a Koko, el cual inmediatamente se quedó “quieto y muy pensativo".

Mediante un comunicado, responsables de la Fundación dieron a conocer la reacción del primate luego de comunicarle mediante señas el fallecimiento de su querido “amigo”.

"Hemos perdido a nuestro querido amigo Robin Williams", intento explicarle el profesional a Koko. En ese preciso instante, el primate se dirigió a su cuidadora y le realizó las siguientes señas: "LLORA MUJER".

Según manifestaron desde la fundación, Robin Williams "tenía una gran habilidad para comunicarse con Koko, ambos conectaron de inmediato. Fueron grandes amigos".

Video de Robin Williams y Koko: