La entrega de los premios Oscar 2015 tuvo a Lady Gaga como una de las protagonistas principales con su interpretación de The sound of music, el tema principal de la película musical La novicia rebelde.

Así, el Dolby Theatre se convirtió en el escenario ideal para que la rubia despliegue todo su talento y excentricidad con su vestido en tonos plata, y además se quede con todos los aplausos del público en el 50 aniversario del estreno de la película que relata las aventuras de la familia von Trapp en Austria justo antes de desatarse la Segunda Guerra Mundial.