En Salta hubo un hombre, jefe de la guerra gaucha, padre y protector de los pobres, conductor de un pueblo en armas en una tierra diezmada. Fue amado y odiado, soñó, luchó y dio la vida por una América libre del dominio español. Morir por la patria fue su gloria: esta es la historia de Martín Miguel de Güemes", describe la voz de Facundo Saravia, mientras en el monte salteño se desencadena una de las tantas batallas que tuvo como protagonista a uno de los caudillos más importantes del país, que llega a la pantalla través de la docuficción producida por Malchiko y Canal Encuentro que estrenó el miércoles pasado y seguirá durante los miércoles de mayo. 

El Teatro Provincial de Salta tiene sus butacas completamente llenas. Chicos de las escuelas secundarias, actores de esa provincia y varios extras que fueron parte de la serie esperan con bastante expectativas la proyección en la pantalla grande, instalada para esta ocasión, un día antes de que se cumpliera el bicentenario de la gobernación de Güemes.

Según recordó Tiempo Argentino, Martín Miguel de Güemes fue declarado en 2006 héroe nacional por el Senado de la Nación. Fue el líder de la guerra gaucha que frenó el avance español con sus tácticas guerrilleras. Nació en Salta el 8 de febrero de 1785, participó de las Invasiones Inglesas y de la Reconquista de Buenos Aires, y fue quien tomó junto con un grupo de caballería un barco inglés que bombardeaba Buenos Aires. Fue uno de los grandes defensores de la Revolución de Mayo.

"Después de Chacho Peñaloza pensamos cuál era el prócer que faltaba contar en la Argentina y surgió Güemes".

"Fue una gran responsabilidad en lo personal", comenta Mauricio Minotti, el director de la serie, minutos antes de que se viera el estreno en el teatro. "Para los salteños, Güemes es todo. Entonces sentí la presión de poder reflejar en cuatro capítulos la increíble vida de este hombre que en poco tiempo se convirtió en uno de los pilares fundamentales de la Guerra de la Independencia. Hoy puedo decir que lo hemos logrado."

Por su parte, el guionista de la serie, Diego Arandojo, dice: "Güemes es apasionante porque siempre fue presentado como un caudillo menor. Cuando arrancamos, la  misma gente de Salta nos dijo: 'no queremos que sea una especie de asistente de San Martín'. Si uno piensa en el contexto, en ese momento no existía un país, había un proyecto. Entonces, él fue realmente un líder único, culto, instruido. No era como varios otros casos de caudillos", puntualiza. 

"Después de Chacho Peñaloza (la docuficción producida por Malchiko) pensamos cuál era el prócer que faltaba contar en la Argentina y surgió Güemes. Coincidimos con que en el Ministerio de Educación de la provincia también estaba ideando algo con el caudillo porque se venía el Bicentenario de su gobernación", cuenta Mauricio Minotti, el director de la serie e integrante de Malchiko. 

La realización de la docuficción llevó un poco más de un año de trabajo. "Abarcó todo el trabajo de guión, el casting actoral que inicialmente fue convocado a nivel nacional, más el rodaje y la post producción, nos llevó todo ese tiempo", afirma el director. 

El casting debió realizarse en dos días y y se presentaron 200 personas. Sin embargo, luego se tomó la decisión de hacer toda la producción con actores locales. "Al contrario de otras producciones del estilo, acá desde los protagonistas hasta el último extra son salteños. Creemos que no había una mejor opción, porque queríamos que esté lo más cerca posible de la gente del lugar, no sólo en la entonación sino también en el rostro", detalla Minotti. "En el caso de Güemes, es su primera experiencia actoral. Pero después hubo muchos actores salteños que habían hecho muchas publicidades y muchos han participado en películas de Lucía Martel, hay gente que es profesional del teatro. Eso fue en el caso de los coprotagonistas. Después, el resto es gente que se ha presentado al casting como extra, con poca experiencia en el cine. Se presentó mucha gente, en dos días 200 personas y quedaron un montón afuera", describe.

EL PROTAGONISTA. Ignacio Valenti Lacroix, tiene cierto parecido con la imagen que se conoce de Martín Miguel de Güemes. "Hace un par de años lo percibió un amigo", dice y pide permiso para sacarse unas fotos con algunos espectadores (más mujeres que hombres) que acaban de ver el estreno. "La oferta la recibí primero por José Issa, un amigo salteño. Después él se unió con el proyecto de la Nación y de la Provincia y de Encuentro. Después de haber hecho un casting, porque ellos estaban buscando una persona que dé con la idea de Güemes, me encontraron a mí. Increíble porque hicieron un casting nacional y me tenían a mí ahí", dice entusiasmado después de verse en la pantalla. "Ya vi algunas cosas que no me gusta cómo las hice", aclara, "porque soy muy autocrítico".

–¿Cómo fue esta experiencia ante cámaras?

–Trabajé muchos años como modelo y sí es verdad que tengo experiencia de estar frente a cámaras, es para cámaras fotográficas, donde no tenés que actuar tanto. Para mí fue un desafío enorme y me lo tomé con mucha humildad y mucho respeto. Sobre todo por el personaje del que se trataba. Representar al gaucho de Güemes es el sueño de cualquier salteño que le gusta andar a caballo, que se sienta gaucho, que se sienta de esta tierra

–Como salteño, ¿qué te pareció el abordaje del personaje histórico?

–Yo conocía muchísimo menos de lo que se habló aquí. Conocía lo que se estudiaba en la escuela, pero nunca había leído un libro del general. Pero cuando entré de lleno con el personaje, hice una inmersión en su historia estudiando características y actitudes tratando de ahondar y, por supuesto, aprendí muchísimo de historia.

LA VOZ. Cuando fue convocado para ser la voz narradora del relato de la serie documental Güemes, Facundo Saravia sintió la obligación de además de agradecer, aclarar que él no era salteño. "Fue una propuesta que me llegó así como de sorpresa. Dije que no era salteño, pero me dijeron que querían que lo hiciera yo y que querían ver cómo quedaba mi voz", cuenta sentado en la butaca del teatro, luego de la proyección el músico, ex integrante de Los Chalchaleros. "Me siento orgullosísimo porque ya de joven cuando empecé a cantar con el conjunto, vestirme de gaucho y que esta provincia me lo permitiera fue para mí una gran alegría. No sólo porque me aceptaran por ser hijo de uno de Los Chalchaleros, sino porque yo me fui ganando mi lugar y ahora que me llamen para un trabajo así y que les guste, me siento sumamente feliz. Sobre todo porque me toca  hablar de alguien tan emblemático", dice Saravia.

–¿Cómo fue tu trabajo?

–Me mandaban partes del guión. Cada vez que me lo mandaban lo leía, iba a grabar. Es la primera vez que hago algo de esta manera y sentía que las intenciones, las velocidades no las lograba. Era todo raro para mí. Me tomé mi tiempo hasta que veía que un párrafo podría quedar bien, o si no lo repetía. 

–¿Descubriste algo más de Güemes durante este trabajo?

–Lo he descubierto hoy porque creo que esta historia que se ve acá es de las más fidedignas. Con el paso de los años las cosas que he escuchado de Güemes se agigantan unas, desaparecen otras. Lo que vi hoy me gustó lo bueno y lo malo, lo que tiene el ser humano. Vamos en camino a los próximos capítulos, si están contentos los Gauchos de Güemes es real lo que se ve acá.

Lo que se viene

La Guerra Gaucha: En 1814, Salta sufre la segunda invasión realista al mando de Joaquín de la Pezuela. José de San Martín, nombrado jefe del Ejército Auxiliar del Norte, ordena a Güemes que lleve adelante una guerra de recursos contra el enemigo. Bajo el mando del líder salteño, se van sumando miles de paisanos cansados de los atropellos de la corona. Los peones, hacendados, arrenderos y campesinos forman milicias y empiezan a ser nombrados como gauchos. Así, se da inicio a la Guerra Gaucha.

La tierra en armas: Güemes vive un momento de gloria. Luego de varios triunfos militares y consolidado como líder, es elegido gobernador. Pero la tranquilidad pronto se ve interrumpida por una nueva invasión al mando del general De la Serna. Güemes y sus Infernales los atacan día y noche hasta desgastarlos. Una vez más, los paisanos se levantan en armas.

Salta se desangra: En 1821, luego de diez años de guerra permanente, la suspensión del comercio con el Alto Perú ha devastado Salta. Desde Tucumán, el gobernador Bernabé Aráoz no sólo obstaculiza el accionar de Güemes, sino que conspira junto a comerciantes salteños para derrocarlo. Una noche, Güemes es emboscado por una partida realista que logra herirlo. El general agoniza durante diez días oculto en el monte. A pesar de su muerte, dos meses después, las milicias gauchas logran expulsar a los realistas de Salta.

La tarea de reescribir la historia para una "docuficción"

Diego Arandojo fue el encargado de guionar la historia de Martín Miguel de Güemes. 

–¿Cuál fue el trabajo para escribir el guión?

–Se redactó para cada capítulo un contenido de información del que yo armé la estructura narrativa. Como la serie tiene cuatro capítulos solamente, empieza desde su nacimiento hasta la muerte. Eso es un poco a grandes rasgos el trabajo. Se arma un guión clásico y se intercalan dos líneas, una línea que es docuficción y otra de contenido histórico. Se dan en simultáneo para que el espectador tenga la historia veraz y luego el contenido. Que no sea un documental con información en off solamente. 

–¿En base a qué es el trazado de esas líneas?

–Lo que hago es leer toda la información y construyo en mi cabeza lo que pienso que es el personaje. Una vez que hago esa estructura, busco los puntos vitales, los puntos fundacionales, de pasar a ser un niño a la adolescencia. Una vez que encuentro esos puntos armo los capítulos. Ahí mismo voy discerniendo qué es lo más importante, qué se puede llevar a la ficción a la recreación. Ese es un trabajo que hago al lado del director, porque él me dice qué se puede hacer y qué no. Lo que hago es bucear ese capítulo, él me hace la devolución de eso. De hecho, lo que pasó fue que estuve un año con el guión. Cuando se terminó el rodaje, Mauricio (el director) me manda una especie de resumen y vuelvo a hacer un nuevo guión de eso, con lo que tenía y lo que él me dice que se puede.

–¿Cómo se efectúa?

–La idea es generar formatos amigables. Por eso tratamos de meter más ficción en los documentales para que no sean un embole y le dan todo el tiempo, incluso ahora viene otra serie que se llama "La era de los caciques" y en el caso de los personajes históricos es una especie de arma de doble filo. Tampoco es torcerlo al personaje cual muñeco para que sea un guión ahí mismo. En la vida todos tienen puntos fuertes que son narrativos. Entonces hay que tener fidelidad a los hechos históricos pero hay que encontrar en la vida de las personas esos puntos que todos tienen. Lo que pasa con los programas históricos que antes de narrar hay que contar el contexto de lo que ocurre. Salta tiene un espacio particular, era un lugar de tránsito muy importante. Al espectador hay que situarlo, brevemente, un poquito de contexto para entender. Güemes toda su historia va a estar influenciado por ese contexto.

¿Dónde?

 CANAL ENCUENTRO. Miércoles a las 22. Repite jueves a las 17, viernes a las 11:30, sábados a las 23, y domingos 7:30.

Avant-premiere

La presentación. En la avant-premiere que se realizó el martes pasado, estuvieron el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni; el ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de la provincia de Salta, Roberto Dib Ashur, y la directora de Canal Encuentro, María Rosenfeldt.

En su discurso, Dib Asur agradeció a todos los que hicieron posible la producción de la serie, y destacó la colaboración del Ejército Argentino y la Asociación Tradicionalista Gauchos de Güemes. "Es un esfuerzo de todos para reivindicar a nuestro héroe americano a 200 años de su gobernación en Salta, un héroe que luchó junto a los débiles por una América fuerte, con igualdad, equidad e inclusión, acciones que en la actualidad son motores de nuestra gestión", expresó.

Sileoni indicó que "es un gran orgullo transmitir por Canal Encuentro y la TV Pública un material sobre un gran patriota argentino, un gran hombre que pudo pensar en la unidad nacional y pensar en hacer una revolución y una lucha que no disfrutó y por eso lo hizo más grande. No todo pasa por cortar manzanas", sostuvo. "La televisión debe transmitir valores y Güemes fue un hombre que luchó por la causa popular para la integración nacional y latinoamericana. Se combatió a los realistas no sólo por ganar una batalla, sino por conseguir la independencia de España, así como nosotros hoy luchamos contra los fondos buitre, que es algo que debe enorgullecernos como habitantes de la República."

Hacia el final del acto, Los Infernales presentaron en vivo el "Himno a Güemes".