Tras casi cuatro meses de encierro y con muchos escándalos en su haber, Francisco Delgado decidió abandonar la casa de Gran Hermano por la salud de su madre y denunció "falta de sensibilidad" entre sus compañeros. 

Indignado, Delgado interrumpió la gala de anoche: "Por la salud de mi mamá, me voy a ir, porque es inconvivible estar con gente que tiene menos sensibilidad que un mamut. Nunca le falté el respeto a una mujer y dejo la gala para buscar mi valija". 

Tras su salida, Jorge Rial lo encaró y, en medio de las denuncias, bajó a tierra al joven: "Esto es un juego, Francisco, y estás cayendo en el juego, en la telaraña que vos también armaste".

De todos modos, el supuesto padre del hijo de Gisela Bernal no dio marcha atrás: "Me voy, no es un chiste, lo venía pensando y la charla con Fer y el video de Barbie y la beba me convencieron. No me voy a ir a un hotel, no me voy a aislar, no quiero ayuda psicológica, me voy a mi casa, no tengo casa, voy al departamento de Barbie, a pensar, ver adónde voy a ir a trabajar y a resolver el otro tema".

Así las cosas, ahora sí comenzará el rally mediático de Francisco: deberá reencontrarse con su ex novia, quien lo convirtió en padre hace menos de un mes, y deberá someterse a un análisis de ADN para saber si Ian, el hijo de Gisela Bernal, es suyo.