Los fans de Patricio Rey y los Redonditos de Ricota muchas veces se preguntaron qué quería decir "Wormo", el nombre del sello discográfico de sus primeros álbums, Gulp! y Oktubre. Pues bien, "Wormo" es Mex Urtizberea.

Porque antes de Magazine For Fai y los sketches con Alfredo Casero en De la cabeza, Ignacio Urtizberea se dedicó de lleno a su vocación musical, la misma que hoy quiere retomar con fuerza, de la mano de un flamante disco solista llamado Mua.

"Empecé en la agrupación M.I.A. en 1979 -recuerda en diálogo con Tiempo Argentino- y actué en la obra La compañía del circo mágico, en el teatro Lassalle. Antes hubo una gira por todo el interior del país, donde tocaba el saxo, estaba en el coro y era el asistente de Donvi, que fue mi maestro de piano. Yo vivía en San Isidro y ellos estaban en Villa Adelina, y un compañero del colegio me llevó a aprender batería con Lito, que es un año menor que yo y tenía 14 años. Ahí conozco a Donvi, que me enseñó el concepto de la filosofía artística ante todo. Estudié un par de años y me metió en el grupo".

-¿Cuándo nace Wormo?
-El apodo surgió con Alberto Muñoz, con quien después escribimos Magazine For Fai. Ocurre que dentro de M.I.A. cada uno tenía diversas ocupaciones, y nosotros dos estábamos a cargo de armar el escenario y ubicar los instrumentos.Nos divertíamos mucho y un día dijo que deberíamos ponerle un nombre al dúo de trabajo. Le propuse "Urmo", por Urtizberea-Muñoz, y él dijo "Wormo". Se rió y dijo que yo sería Valerio Wormo . A partir de ahí, toda la gente empezó a llamarme Wormo. Luego se deformó a "Wormex" y Kike Sanzol me dibujó como un superhéroe. Y al final quedó Mex.

-¿Y Wormo Records?
-El apodo se usó para el segundo sello de M.I.A., para las cosas que no eran de Ciclo 3, donde grababa lo que no tenía que ver con M.I.A., como los Redondos, cuyos primeros dos discos salieron por Wormo. También hice de operador del primer disco solista de Lito, Sobre mitos creencias y supersticiones, donde aparezco como "Wormo".

-Muchas veces se te considera "hombre de mil oficios", pero en realidad tu esencia es musical, ¿no?
-Sí. Siempre fui músico. Incluso aparecí en en la tele y todo eso por la música, al conocer a Alfredo Casero en el Parakultural. Yo tocaba en el grupo La Sonora del Plata, con el Nono Belvis y Gillespi. Empecé a hacer un personaje, me vio Casero que me dijo que vaya a acompañarlo en De la cabeza. Y ahí empezó ese viaje. Dejé de darle bola a la música, pero después hicimos el disco de La Halibur, que es divino. Así que siempre estuve relacionado con la música. Siempre toco con otros o me invitan a tocar. También hice un espectáculo de teatro con un montón de canciones, pero ahora el plan fue dedicarme de lleno a la música. Nací para eso. Mi sueño era eso.

-Lo soñaste y lo concretaste.
-Sí. Me acuerdo que en el año '85 me fui a Francia porque mi sueño era ser músico de free-jazz y admiraba los discos del sello ECM. Soñaba eso, pero fue para cualquier otro lugar y terminé haciendo canciones.

-¿Cómo fue ese viaje?
-Fue antes de La Sonora. Yo daba clases y vivía de la docencia, como me había educado Donvi. Me fui porque Kike se iba a Francia y también se iba a ir el Nono. Yo tenía a Violeta de seis meses, y mi mujer tenía a su hermana en París y su hermano en Frankfurt. Así que fuimos cuatro meses a Alemania y un año a París, buscando trabajo para hacer música, conectándome con todos. ¡Un día llamé a Atahualpa! Trabajé de todo.

-¡El sueño bohemio a full!
-Sí. Pero en un momento me enfermé y eso me decidió a volver acá, donde enseguida se armó La Sonora y grabamos dos discos. Después, en 1990, el Nono se va a Rosario, yo sigo el grupo con otra gente y empiezo a tocar en el Parakultural y actuar. Ahí cambia todo.

-¿Cómo manejaste los tiempos de hacer una tira en TV y grabar un disco?
-A veces se le puede dar un momento a cada cosa, pero a veces se junta todo y tenés que hacerlo. Pero dentro de todo siempre elijo. Cuando tengo una ficción diaria y Pura química, ese año estoy quemado, porque me despierto a las seis de la mañana y vuelvo a las 21:30. La ficción es un trabajo que te quema, porque tenés que aprender la letra y actuar enseguida, a veces con 15 escenas por día, todo muy rápido. ¡Nosotros firmamos por 120 capítulos y terminamos haciendo 190! En esos momentos administro el tiempo y veo cómo hacerlo. Este disco, por ejemplo, lo empecé a hacer con Rafa Arcaute los días sábados, porque él estaba con otras producciones y yo estaba con Viudas.

-¿Eran canciones que tenías acumuladas hace tiempo, o las compusiste especialmente?
-Tenía temas hace tiempo, y también hice canciones nuevas. Un día Rafa me pidió que le grabe los temas solamente con el cuatro, hice eso y le mandé una bocha de canciones. Eligió diez, y a los dosmeses me invitó a escuchar lo que había hecho. ¡No lo podía creer! Por primera vez dejé todo en manos del productor, mientras que antes siempre estaba gestionando y haciendo todo, porque tengo el modo de Donvi. El resultado es un lujo, y estoy chocho.

-¿Los músicos que grabaron son de tu banda, o tocaste vos?
-Son todos músicos de Rafa. Todo lo puso él. Yo iba a meter solamente el cuatro, pero no dimos a tiempo y al final no toqué nada. Solamente compuse y canté. ¡Y fue impresionante! Quizás dejar todo en sus manos fue posible porque lo vengo practicando desde las ficciones, donde te entregás a un director y la creación es una interpretación.

-¿Cómo sigue ahora la historia de defender y difundir el disco?
-Ya tengo armado el grupo y me gusta como suena. Quiero tocar mucho y salir de gira. También está la idea de armar una cosa medio teatral con Pedro Saborido, para hacer todos los temas del disco.

-¿Ya tenés definido si vas a hacer algo en televisión o cine en 2016?
-Tengo ganas de hacer una película con Sebastián Ortega, que me ofreció otras cosas para el año que viene. Vamos a ver. Tengo ganas de tocar y ocuparme mucho de tocar, además de seguir con Pura química, donde me divierto mucho. Todo el tiempo aparecen cosas. Si hay tiempo, las haré. Y si no, digo que no. No es para hacerme el canchero, pero a veces no hay tiempo para hacer todo.

-Hay un mito urbano que dice que sos un gran anfitrión y que en tus asados se formaron muchas parejas famosas. ¿Qué hay de cierto?
-Me encanta ser anfitrióny me gusta agasajar. Y es cierto que se han formado parejas en los asados y fiestas. Mucha gente ha resuelto cosas ahí. ¡Se hacen fiestas pulenta y pasa de todo! Una vez tocaron Ciro y Los Persas. Otra vez se juntaron Cordera, Ciro y Zeta, conmigo al piano. Me gusta hacer esas reuniones. En realidad, ocurre que soy medio fóbico y salgo poco de mi casa, así que invito a todos para que vengan acá. 

La primera presentación en vivo

El jueves a la noche, Mex tocó cinco de sus temas nuevos en vivo para prensa e invitados. Estuvieron Mike Amigorena, Lalo Mir, Violeta Urtizberea, Julieta Zylberberg y Celeste Cid, quien grabó en la canción "Mua".

Según Mex, "la gente me pregunta cómo definir al disco, pero no lo sé. Son cosas que tienen que ver conmigo, porque hay cambios de géneros y hay algo de juego. Son canciones simpáticas."

Un disco con invitados de lujo

Al tener que describir a los invitados de su nuevo disco, Mex dice que "Todos son amigos". Y amplía con detalles:
"Con Celeste Cid nos hicimos amigos grabando Viudas, e hicimos 'Mua', un tema en homenaje a Jane Birkin y Serge Gainsbourg, donde ella está muy bien y muy sensual. El mes que viene vamos a hacer un video con dirección de Lucrecia Martel. Después, Andrés Ciro es un amigazo y compuse un tema que es muy 'piojero' y tiene que ver con él, 'Te quiero esta noche conmigo', así que fue adrede. La canción con Gustavo Cordera ('No tenes que volver') la veníamos tocando en los veranos en La Pedrera, y se grabó una versión donde toca Javier Malosetti. Y a Adriana Varela la admiro y quiero mucho; tenemos una relación de mucha confianza y al Rafa le encantó la idea de hacer el tema 'Sobre vos' con ella. Son esos cuatro nomás, ¡tampoco son demasiados!"