Ayer a las 21:30 comenzó en la sala La Ballena, del Centro Cultural Kirchner, un tributo a la obra de Luis Alberto Spinetta que se bautizó “Tu vuelo al fin” y que contó con una variedad de bandas integradas por músicos de Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Spinetta Jade y Los Socios del Desierto, además de varios que acompañaron al Flaco a lo largo de su carrera como solista.

Según consignó Tiempo Argentino, la dirección artística estuvo a cargo del legendario Rodolfo García, que planificó a esas “bandas eternas” y un segundo tramo donde se sumó una orquesta sinfónica, la Orquesta Kashmir dirigida por Patricio Villarejo. Un detalle especial del repertorio elegido es que no se centró solamente en las canciones más conocidas (como había hecho Pedro Aznar con su “Puentes amarillos”), sino que incluyó algunos de los intrincados pasajes instrumentales de fusión que también caracteriza a la obra de esta figura única que trascendió los límites del rock.

El inicio, para dejar en claro la dinámica de la noche, fue con un cuarteto que podría describirse como “Los Socios del Pescado de Jade”, ya que los temas “El monstruo de la laguna” y “Post-crucifixión” fueron tocados por Bocón Frascino y Black Amaya (de Pescado Rabioso), Juan del Barrio (de Spinetta Jade) y Marcelo Torres (de Los Socios del Desierto). En el medio de los riffs rockeros, el bajista sorprendió al cantar una bella versión de “Para ir”.

La primera gran ovación de la noche llegó con los versos iniciales de “Cementerio club”, que cantó Javier Malosetti con gran garra y excelente desempeño guitarrístico.

La segunda banda hizo “Amarilla flor” y el instrumental “Influjo estelar”, con Dhani Ferrón en voz, la guitarra de Lito Epumer, los teclados de Leo Sujatovich y Del Barrio, el bajo de César Franov y las baterías de Jota Morelli y Daniel Rawsi. Un lujo.

La primera gran ovación de la noche (más allá de los aplausos cómplices al fiel asistente de Spinetta: Aníbal “La Vieja” Barrios) llegó con los versos iniciales de “Cementerio club”, que cantó Javier Malosetti con gran garra y excelente desempeño guitarrístico. A su lado estaban nada menos que Gustavo Spinetta (baterista original del tema), Del Barrio, Ferrón y Matías Méndez. Lo enganchó con “La herida de París”, ya con Morelli nuevamente en los parches.

El siguiente cambio de jugadores fue para hacer “Enero del último día” y el clásico “Durazno sangrando”, donde cantó el bajista de Invisible, Machi Rufino, acompañado por Lito Epumer, Claudio Cardone y Cristian Judurcha. Otro lujo impecable.

El cierre del primer tramo del concierto fue apabullante: Emilio del Guercio, Rodolfo García y Ferrón hicieron los increíbles arreglos de voces de “Hoy todo el hielo en la ciudad”, de Almendra, con la ayuda de Cardone, Juan Carlos “Mono” Fontana, Guillermo Arrom, Malosetti y Sergio Verdinelli. Lo coronaron con “Fermín” y llegó el intervalo.

Ya sobre el cierre de esta edición, faltaba toda la sección orquestal, donde estaba anunciada una seguidilla de hits como “Ella también” (con la voz de Vera Spinetta), “Laura va” (por David Lebón), “Cristálida” (por Del Guercio), “Figuración” (por Ricardo Mollo) y “Quedándote o yéndote” con el elenco en pleno y las camisetas de “Conduciendo a distancia”, que Spinetta apadrinó siempre.

Como es habitual en los conciertos del CCK, hubo una transmisión en directo por streaming, se pudo escuchar por Radio Nacional, y seguramente en pocos días estará en el canal de YouTube del centro cultural.

La inmortal música de Spinetta volvió a sonar en vivo gracias a un seleccionado impresionante de talentos que no dudaron en sumarse a la iniciativa e hicieron honor a la genial inventiva creadora de uno de los artistas más grandes de la cultura argentina.