No eran de las parejas virtuosas, tampoco de las favoritas. Pero cuando Marcelo (después de dos cortes publicitarios eternos que estiraron la agonía) anunció sus nombres, la suerte de Fede Bal y Laurita Fernández les hizo un guiño.

El actor y la bailarina recibieron el apoyo del jurado, que les dio 3 de los cuatro puntos en juego; y del público, que los premió con el 59.55% de sus votos. 

Al otro lado de la escena, Gisela Bernal y su bailarín Nicolás Villalba se quedaron en la puerta de la final. Emocionada y con su hijo Ian en brazos, Gisela agradeció por su paso por el programa: "Vamos a seguir luchando por nuestro sueño. Este año ha sido un regalo para mí. Todo esto fue más de lo que soñé. Todo se lo dedico a mi hijo", afirmó.

Hoy desde las 22.15, Ailén Bechara y Cinthia Fernández definirán la otra semifinal.