Tras cumplirse tres semanas de la muerte del músico inglés David Bowie, quien falleció tras 18 meses de luchar contra el cáncer, se dio a conocer parte del testamento que redactó en 2004, donde el cantante plasmó su pedido de otorgarles su fortuna de alrededor de 100 millones de dólares a los miembros de su familia.

El escrito de unas 20 páginas fue entregado a un tribunal de Nueva York, en donde residía el artista, según informa un artículo del diario The New York Times.

Pidió que arrojen sus cenizas en la isla de Bali, Indonesia

Según la voluntad de Bowie, la mitad de su patrimonio será para su esposa, la modelo somalí Imán Abdulmajid, y el resto se repartirá en partes iguales entre Alexandría, la hija que tuvieron en común, y su hijo Duncan Jones, fruto de su primer matrimonio con Angela Barnett.

También pidió que arrojen sus cenizas en la isla de Bali, Indonesia; y, a su vez, se prevé que una asistente que tuvo durante muchos años reciba dos millones de dólares, mientras que la niñera de su hija menor se alzará con un millón.

En el testamento también se aclara que los restos de Bowie fueron incinerados el 12 de enero en Nueva Jersey.