Los últimos años de Silvia Süller no fueron los mejores de su vida. Alejadas de las cámaras y del trabajo pero no de los escándalos familiares, la ex vedette anunció a través de las redes sociales que su cuerpo y su mente dijeron "basta" y, tras mucho meditarlo, decidió abandonar el país. 

En ese contexto, Süller se subió anoche a un avión rumbo a Miami, con pocas certezas y menos dinero, pero con energías para alejarse de todo lo que deja en Buenos Aires.

"Mi hermano está en Aerolíneas hace 26 años y ni siquiera el pasaje me da. Me voy con muy poca plata, no tengo nada, salvo algo con lo que me pueda ayudar mi papá", manifestó muy dolida Süller.

"Yo no puedo estar más acá. La verdad es que tengo ganas de morirme porque estoy muy mal", amplió la ex de Soldán, al tiempo que contó: "Vendí todo, no me quedé con nada, ya no hay vuelta atrás".