La estadía de los deportistas en Río de Janeiro fue más que disfrutada por los atletas. Al menos eso parece quedar claro por las fotos que se fueron difundiendo en los últimos días. No faltaron fiestas, orgías, salidas grupales más o menos íntimas y demás celebración de la noche y la alegría brasilera.

El que se ubicó arriba en el ranking de deportistas fiesteros fue el jamaiquino Usain Bolt, que además de seguir batiendo récords en las pistas lo estuvo haciendo en los hoteles de la ciudad. Porque tras festejar su cumpleaños número 30 en el club All In, al oeste de Río, el corredor pasó la noche con una joven de 20 años.

Según la joven carioca que difundió sus fotos con Bolt, no esperaba que se difundiera de tal forma su aventura nocturna. "Es muy negativo. Nunca quise ser famosa, me muero de la vergüenza ", se lamentó en declaraciones al portal que difundió las fotos.

Al parecer, Jady, la joven en cuestión, compartió boliche con Bolt sin saberlo, hasta que alguien de seguridad del deportista le dijo que él quería conocerla. "En el momento ni siquiera sabía que era él porque eran un grupo de varios jamaiquinos", afirmó.

Al ser consultada por la performance del medallista en terrenos acolchados, optó por no dar detalles para no "complicar las cosas" y se limitó a decir que "fue normal" y que "no hubo problema", finalizó.

Pero el problema de la historia es en realidad el ex esposo y padre de dos hijos de Jady, Douglas Donato Pereira, también conocido como "Diná Terror", quien, según el diario O Globo, es un jefe narco de una favela de Río.

Pero Bolt y Jady no deben temer, ya que Pereira murió durante un tiroteo en marzo último. Entre otros crímenes, Diná estaba acusado del asesinato de una joven de 18 años y el de otra chica de 19.