El cineasta japonés Hayao Miyazaki, maestro de la animación de filmes como “El viaje de Chihiro” y “El increíble castillo vagabundo” que anunció su retiro hace más de tres años, reconoció que quiere volver a dirigir un largometraje.

El artista, de 75 años, reveló esa determinación durante un programa especial emitido anoche por la cadena pública japonesa NHK, que se centró en acompañarlo durante toda la producción de "Kemushi no Boro" (en español, "Boro la oruga"), un cortometraje dirigido para el museo de Studio Ghibli en Tokio y en el que por primera vez recurrió a herramientas digitales, detalló EFE.

"Aún no se lo he dicho a mi mujer. Pero una vez que lo haga soy consciente de que puedo morir a mitad de camino (de terminar el filme). Pero tengo el convencimiento firme de hacerlo. Es mejor morir mientras estoy en ello, que morir sin hacerlo", declaró Miyazaki en el documental.

El plan sería hacer de "Boro la oruga" un largometraje a terminar en 2019, según refleja el proyecto que Miyazaki le presentó al productor de Ghibli Toshio Suzuki.

El cineasta, cuya última obra fue "Se levanta el viento" (estrenada en la Argentina en abril de 2015) admitió también en el documental que durante la producción del corto ha pasado de verse a sí mismo como "un viejo jubilado" a "sentir que resucitaba" mientras dibujaba con una "tablet" y trabajaba con los miembros más jóvenes de Ghibli.