El 2016 no fue bueno para mucha gente y Nazarena Vélez no fue la excepción. La separación de Federico Bal y Barbie Vélez con denuncias de violencia de género en la primera plana de los medios la saturó y lastimó. Eso, sumado a cierto cansancio que acusa luego de muchos años de carrera, la rubia disparó: "Decidí que este va a ser mi último año como actriz y voy a empezar a producir nuevamente".

Según afirmó, la situación de su hija la afectó "muchísimo", y agregó: "decidí no hacer nunca más gira, porque la verdad que me torturó estar haciéndola y escuchar a mi hija llorando por el teléfono. Dije: 'Basta, no me voy a ningún lado, lejos de mis hijos'".

Según parece Naza lo pensó mucho y no habría posibilidad de un paso atrás, al menos por ahora. "Yo me quiero correr del mundo del espectáculo porque necesito estar cien por cien en mi casa. No me perdono no haber estado en mi casa. Hay muchas cosas que no me perdono, como no haberme dado cuenta de lo que le estaba pasando a mi hija. Quiero quedarme acá, laburar acá, estar al lado de los nenes", aseveró.