Varieté

La rebelión de los chelos

Los Che Chelos usan instrumentos típicos de cámara para ejecutar música popular argentina y, en breve, prometen hasta toques de heavy metal. Declarados "revelación" en el último festival de Cosquín, presentan su primer disco en Buenos Aires. 

Fotos: prensa Che Chelos.
Fotos: prensa Che Chelos.

Un buen día, dos chelistas habituados a actuar en filarmónicas decidieron hacer folklore con instrumentos incómodos para ser trasladados. A poco de empezar llenaron salas, ganaron la Pre Chaya 2016 (antesala del festival riojano más convocante) y se consagraron revelación del Festival Nacional de Folklore Cosquín 2017. Tras ser entrevistados por Infonews, Che Chelos, el dúo conformado por Mauro Sarachian y Ramiro Zárate Gigli, actuará este domingo a las 21 en la Sala Siranush, de Palermo, para presentar su primer disco: "Instinto".

"Va a ser una celebración, no vamos a reproducir tal cual el disco porque improvisamos muchísimo (en vivo) y porque hay una cuestión escénica de humor, de juego: se genera una energía de fiesta", anticipa Ramiro Zárate.

Como invitados al show estarán Jaime Torres y su hija Manuela, Ramón Ayala, Carolina Peleritti y los riojanos Ramiro González y Josho González.

¿Qué esperan de la presentación?

Mauro Sarachian: La intención es juntar dos mundos, dos épocas: el mundo académico de la cosa bien tocada, correcta; con la onda popular de la peña, la noche, el vino... la fiesta. También la música tradicional de los Hermanos Ábalos y el Cuchi (Leguizamón), y la música de compositores vivos.

Gatito de Chaicosqui, de los Hermanos Ábalos, por Che Chelos.

Ambos forman parte de la Orquesta Filarmónica de Río Negro, ¿se conocieron ahí?

M: Nos conocimos ahí en 2015. Después de los conciertos comemos todos juntos y a veces pinta tocar. Estábamos en Maquinchao (Río Negro), había una guitarra y un bombo, y nos pusimos a cantar. Descubrimos ahí que los dos teníamos amor por el folklore, porque la orquesta es básicamente académica.

Decidieron hacer folklore pero no había experiencias previas con violonchelos.

Ramiro Zárate: No tenemos referencias de músicos que hagan exclusivamente folklore con el violonchelo, sólo temas donde aparece como invitado algún violonchelista. Entonces no hay técnicas.

¿Y cómo se llena el espacio escénico y musical con solo dos chelos?

R: Tenemos que ver cómo resolvemos todo: los bajos, los ritmos, cómo reproducimos los rasguidos... Una de las características que tiene nuestro folklore es que el ritmo principal lo da la guitarra, de ahí se deriva lo que hacen los otros instrumentos. Para lograr el sonido del folklore en la Argentina hay que lograr el sonido de la guitarra.

M: En Cosquín, se nos acercaban bailarines a preguntar si podían usar nuestra música para hacer coreografías, nos decían que lo lindo de nuestra propuesta es que se puede bailar.

Cueca de los Coyas.

¿Es muy diferente la técnica del folklore a la música de cámara? ¿Tuvieron que cambiar muchas cosas con respecto a lo que acostumbraban hacer?

R: Sí, y estamos cambiando todo el tiempo buscando la sonoridad, son otras técnicas. Si agarrás un excelente violinista que nunca tocó tango y lo ponés a tocar tango, hace agua. Hay un camino que recorrer y con el folklore pasa lo mismo.

¿Tomaron técnicas de otros ritmos?

M: Exacto. Siempre estuve en contacto con la música popular y la música del mundo. Esta unión nadie la había hecho, esa es la característica más novedosa que tiene Che Chelos. Por eso se puede bailar, por eso suena a folklore. Nuestra intención es que suene a folklore, no irnos por las ramas con los arreglos porque la propuesta ya es diferente.

"Queremos tener un avión como Iron Maiden"

¿El objetivo de Che Chelos es hacer folklore o en el futuro harán discos con otros ritmos?

R: Es folklore. En realidad, es música argentina: entendemos el folklore como los nuevos ritmos urbanos que hay en la Argentina. Podemos hablar de una cumbia, cuarteto, música rioplatense, canciones...

M: Candombe... El primer disco salió de folklore puro y duro porque se fue dando así. También porque es lo que nos da placer tocar. Pero el segundo disco, que está apareciendo, tiene temas nuestros. Música original de Che Chelos, siempre con raíz folklórica o popular. Hay un lonkomeo, un candombe...

R: Una versión metalera de la Chacarera del Rancho. Viene muy metalera y mezclada con melodías de Hermética.

M: Los dos éramos metaleros de adolescentes. ¡Queremos tener un avión como Iron Maiden, una avioneta aunque sea!

Mejor que se use para las giras y no para tirar agrotóxicos...

R: Va a ser para derribar aviones fumigadores (risas).

Che Chelos fueron el conjunto
Che Chelos fueron el conjunto

Levantás la tapa del disco y aparece un instrumento, ¿cómo surgió el arte?

R: Queríamos que el disco sea un violonchelo. Nos pusimos a hacer una maqueta, a recortarla. Nos encontramos con la diseñadora Noe Gaillardou, que diseña artes de tapa de muchos músicos, y le caímos con el papelito que habíamos hecho. Nos decía que no se podía y estuvimos un mes peleándonos porque, obviamente, ella tenía razón en todo. Pero queríamos eso.

M: El CD quedó obsoleto pero, como grupo, si no tenés un disco no sos nadie. Sadaic no te permite registrar un pen drive. Entonces, quisimos hacer un objeto lindo, que sea único y que la gente lo quisiera tener.

¿Quedaron conformes con la grabación?

R: Sí, una de las cosas más lindas fue que grabamos en la "Casa de la Música" en San Luis. Una de las cosas que más me dejaron conforme es el sonido que logramos con los violonchelos: grabamos con 14 micrófonos. Cada micrófono registraba un timbre particular.

¿El domingo van a tocar temas nuevos?

M: Hay una sorpresa de lo que se viene, un tema original de Che Chelos.

Pachamama, tema de Pachi Herrera y Ramiro González.


 

Noticias de “Música”
Seguinos