Gajes del oficio. El siempre agresivo Eduardo Feinmann se relajó un poco y la entrevistada de un móvil lo "embocó", tal como diría Cristina Kirchner en alguna conversación telefónica privada que por obra y gracia de los servicios llegó a los medios.

Precisamente el acto de la ex presidenta era lo que estaba cubriendo A24 desde Mar del Plata, cuando al bueno de Edu le tocó dialogar con una de las asistentes.

Por el ámbito, debería haber estado más en guardia que nunca nuestro audaz conductor. Pero por alguna razón no fue así. Después de preguntarle a la señora por su trabajo, buscando alguna "fisura" en su discurso, Feinmann ya no pudo evitar la avalancha de palabras.

Primero la mujer hizo una crítica descripción de la realidad económica y social, para luego pasar a indicarle "todo eso es lo que ustedes tienen que mostrar, y no hablar del odio y de todo lo que hablan".

Pero la estocada final vino sin aviso, y casi sin pausa luego de la frase anterior: "Y un desagravio a la compañera Evita", en clara referencia al chiste de mal gusto del conductor hace unos días en Animales Sueltos, cuando ante unas imágenes del tren Eva Perón dijo "ese tren es un cáncer".

De yapa, la entrevistada le dedicó un "vamos a volver, de la mano de Cristina", se sacó el auricular y se fue.