La TV argentina, y la mesa de Mirtha Legrand en particular, da para todo. Muy comentado fue el gesto hostil de la conductora hacia la actriz Inés Estévez el último fin de semana, cuando la invitada "osó" saludar con los dedos en V.

El episodio derivó en profundas -y no tanto- discusiones acerca de "la grieta", el derecho de expresar las opiniones y el autoritarismo de la diva de los almuerzos y las cenas.

Sin embargo, una repercusión inesperada fue la que se dio hoy, cuando en las redes sociales los usuarios descubrieron a una "Inés Estévez china". En realidad es coreana, y la imagen fue extraida del video de una entrega de premios en Seúl. Creer o reventar: de algún modo, el affair Legrand-Estévez dio la vuelta al mundo.