Carmen Barbieri suspendió las funciones de su obra teatral en Mar del Plata y viajó de urgencia para acompañar a su madre cuyo estado de salud atraviesa un momento muy delicado.

En diálogo con Intrusos, desde la puerta de la clínica, donde Anita permanece internada en estado de coma farmacológico y asistida mediante respiración mecánica luego de sufrir un nuevo ataque cerebro vascular, la capocómica reveló que las proximas 48 horas son decisivas para ver su evolución. "Si le sacan el respirador, se muere en minutos", confesó desconsolada.

Barbieri confirmó que debió suspender las funciones de "Magnifica" hasta el día martes, momento en que su hijo Fede Bal será quien se haga cargo de la dirección de la revista, ya que ella permanecerá en Capital acompañando a su madre.

En medio del llanto aseguró: "Yo pensé que mi mamá me iba a esperar, pero entró en coma, quería que la última cara que viera fuera la mía pero no pudo ser". Notablemente quebrada agregó, "no me esperó para darme un abrazo". 

Consultada sobre si su ex marido se comunicó con ella frente al dificil momento que atraviesa, reveló: "Sí, Santiago me llamó y me dijo que afloje con el profesionalismo, que ya no se usa más", en referencia a su necesidad de abandornar por unos días la temporada teatral.