Varieté

Vuelve a escena Proyecto Tenetor, una obra de ciencia ficción con una curiosa puesta

Podrá verse en la sala de El Vitral desde el próximo sábado a las 21 y por seis funciones. 

Una singular puesta en escena y una ácida discusión sobre los avances tecnológicos constituye el centro de "Proyecto Tenetor", una osada obra que vuelve a la sala de El Vitral desde el próximo sábado y por seis funciones, después de un exitoso paso por el mismo escenario el año pasado.

Original y jugada, la obra –basada en un cuento del humanista Silo- muestra un momento en el que la tecnología aparece como una amenaza enemiga.

"Proyecto Tenetor" transcurre en una época imaginaria, cuando la humanidad pareciera haber perdido el rumbo. Ciencia ficción llevada a escena con una puesta distinta y efectos especiales poco frecuentes en la oferta porteña.

La producción es una adaptación teatral de Noelia Rufat, directora de la obra, inspirada en "El día del león alado", un cuento de 1991 de Silo, seudónimo del escritor y político Mario Rodríguez Cobos, fundador del movimiento humanista en Argentina.

Sobre el escenario, 12 actores y actrices buscan reconocerse en los otros, aún cuando sus vivencias y miradas sean completamente antagónicas. El relato invita a profundizar en la interioridad humana, tan poco reconocida y explorada en una cultura de la urgencia y la inmediatez.

La obra ya estuvo cuatro domingos de noviembre del año pasado, a sala llena, en el mismo teatro "El Vitral" (Rodríguez Peña 344), y ahora estará desde el sábado 14 hasta el 26 de mayo, a las 21, con entradas a 250 pesos.

"La ciencia ficción es un género no teatral, y es la primera vez que se arma algo así en la cartelera porteña. Así que también estamos experimentando, porque no tenemos referencias. Es un lenguaje complejo en lo visual, en lo corporal, en el contenido, pero es una obra que nos llega a todos", explicó la directora Rufat.

La obra, dividida en tres momentos, "cuenta un futuro, muestra el fin de una etapa histórica de la humanidad, que algunos pueden vivir como un apocalipsis mental", relató Rufat a Telam, que reseñó además que Tenetor, el protagonista de la puesta, "tiene al sistema como su antagónico".

"Está contada con una coreografía muy dinámica y los 12 actores interactúan con el mapping. Hay varios cambios de vestuario, música potente, esperanzadora. Todo tiene una representación y un concepto. La idea madre es tener fe en la humanidad, que va a dar un salto de conciencia", concluyó la directora. 

Seguinos