Ventana indiscreta

Así son las invitaciones para la boda del príncipe Harry y Meghan

Todo país en el que se encuentra instaurada una monarquía vive con especial ilusión las bodas de sus respectivos príncipes, sobre todo en Europa. Hace casi quince años España entera estuvo horas pegada al televisor siguiendo en directo la ceremonia que unía en matrimonio a Felipe y Letizia. En esta ocasión es el turno de Inglaterra.

Y es que, próximamente, el príncipe Harry se casará con Meghan Markle, en un evento que traspasará fronteras llegando a las portadas de los periódicos de medio mundo. Al mismo acudirán una gran cantidad de asistentes, los cuales ya han recibido las invitaciones de boda comunicándoles el deseo por parte de ambos de que hagan acto de presencia en un acontecimiento de tal trascendencia.

¿Cómo son las invitaciones de la boda de Harry y Meghan?

Ciertamente, el presupuesto para la celebración de este enlace matrimonial parece no tener límites. Y es que todos los aspectos que han ido conociéndose llegan a ser sorprendentes. Las invitaciones no podían quedar relegadas a un segundo plano, y así se lo hicieron saber los novios a Barnard & Westwood, la prestigiosa imprenta londinense que se ha encargado de su elaboración.

Los profesionales que trabajan en dicha empresa ya se volcaron en cuerpo y alma en dar forma a invitaciones que estuvieran a la altura de la boda que enlazó matrimonialmente a Guillermo de Cambridge y a Catherine Middleton, la cual tuvo lugar hace siete años. Los dos quedaron muy satisfechos con el resultado, hecho que ha dado pie a que posteriormente vuelvan a ser contratados para la creación e impresión de todas las invitaciones de boda.

En esta ocasión Barnard & Westwood ha elaborado un conjunto cuyo alto nivel de elegancia viene dado por una mezcla de colores que congenian perfectamente entre sí: el negro empleado para la redacción del texto y el dorado que no solamente decora los márgenes de cada invitación, sino que también dota de color al primer elemento visual que aparece en ellas, estando el mismo emplazado en el centro de la parte superior.

Dos líneas de puntos han sido utilizadas para que se proceda a la introducción de los nombres de todos aquellos que van a ser invitados a la boda de Harry y Meghan, destacando no solo miembros de otras monarquías tanto europeas como de otros continentes, sino también personas que forman parte de asociaciones sin ánimo de lucro.

Aunque el texto manifiesta el deseo por parte de Harry de que el invitado en cuestión acuda a su enlace matrimonial lo cierto es que los conjuntos imprimidos por Barnard & Westwood muestran un remitente distinto. Concretamente es su padre el que ha enviado todas las invitaciones, el cual es conocido por ser el príncipe del país vecino, Gales, amén de tratarse de uno de los hijos de Isabel II, concretamente el mayor de todos.

El contenido textual se caracteriza por hacer gala de una gran formalidad. Más allá de mencionar la fecha de la boda y el lugar exacto en el que tendrá lugar también se indica el emplazamiento de la recepción que se producirá en el Castillo de Windsor, en el condado de Berkshire.

¿Qué más se sabe del tan esperado enlace matrimonial?

Ciertos aspectos no han trascendido, ejemplificándolo el vestido que lucirá Meghan y los detalles de boda que a día de hoy todavía son un secreto por deseo expreso de la pareja que pretende sorprender a los invitados con un presente memorable, consiguiendo así que el evento sea recordado durante toda la vida por cada asistente. Aun así, tanto filtraciones como comunicaciones oficiales han dado a conocer otros datos de interés.

Philippa Cradock es una diseñadora floral con una gran reputación. De hecho, en su cuenta de Instagram tiene un total superior a 40.000 seguidores. Dicha profesional ha sido la escogida para seleccionar todas y cada una de las flores que estarán presentes no solo en el interior del recinto, sino también en sus alrededores, todo ello teniendo en cuenta los gustos de Harry y Meghan.

Como en toda boda monárquica serán muchos los ciudadanos que acudan a las proximidades del lugar de celebración para vivir con fervor un evento de tanta importancia. Teniéndolo en cuenta tanto Harry como Meghan, al terminar la ceremonia, llevarán a cabo un breve trayecto en carroza con tal de dejarse ver y agradecerles a todos su presencia.

Aunque la cifra de invitados es muy elevada el número de asistentes a la posterior cena se ha reducido considerablemente. Poco más de doscientos serán los comensales que acudirán a la casa de campo conocida como Frogmore House con el objetivo de deleitarse con los suculentos platos que serán servidos durante el transcurso de un opíparo banquete que, si bien su precio no ha trascendido públicamente, se prevé que será uno de los más costosos de la historia de la monarquía británica.
 

Seguinos