Varieté

No todo en el arte es escándalo: entrevista a Tulio Horacio Andreussi

El director y quien"resguarda" la Casa Museo Taller de Magda Frank-José Fioravanti, anticipa que el próximo 7, en Rosario, se inaugurará la muestra Artistas Monumentales: Barnes, Bigatti, Bustillo, Fioravanti, Guido, Mora, en el Museo de la Bandera.

Tulio H. Andreussi
Tulio H. Andreussi

El director de la Casa Museo Taller de Magda Frank-José Fioravanti, Tulio Horacio Andreussi, anticipa que este jueves en Rosario se inaugurará la muestra Artistas Monumentales: Barnes, Bigatti, Bustillo, Fioravanti, Guido, Mora, en el Museo de la Bandera y que en Museo Tigre se puede ver la exhibición del gran escultor.

Con humildad y apoyado en un apasionado trabajo, dice a Infonews que no es director, sino que "resguarda" la Casa Museo Taller de Magda Frank, una artista que huyó de la gran tragedia europea del siglo XX y que se refugió en la Argentina.

Este gran tesoro patrimonial en el porteño barrio de Saavedra, es una joya casi desconocida para la gran mayoría de los porteños, donde al taller de Frank se incorporó el de otro artista: el gran escultor José Fioravanti, quien, cuando transitamos la Ciudad, todos los días, nos sigue sorprendiendo con sus obras, en el Parque Rivadavia, o en el interior del país, en el Museo de la Bandera. Ahora, algunas esculturas se exhiben hasta julio en el Museo del Tigre (MAT). 

Infonews: ¿Cómo se relaciona la escultura emplazadas en el Museo del Tigre con su trabajo en el Museo que dirige?

Tulio H. Andreussi: En honor a la verdad, resalto que no dirijo un museo propiamente dicho, sino que resguardo la Casa Museo Taller de Magda Frank. Esta Casa Museo, en el barrio de Saavedra, fue sede de su taller, su hogar; como así el de cada una de sus piezas, a las que ella concebía como sus "hijas". Además de sus monumentos en Francia supo brindar este gran legado, el cual conservo y preservo con bastante celo para ser honesto. Su historia de vida, sus palabras y su obra hablan por ellas mismas.
Por otro lado, en este espacio tuve la dicha de poder incorporar el taller de otro artista de la misma envergadura que Magda Frank, con diferente estética, me refiero a José Fioravanti.  En pocas palabras, Magda Frank al abrirme su "hogar" (Casa Museo) me permitió preservar y cuidar su obra, como así también me brindó el genuino espacio para compartirlo con el taller de José Fioravanti; todo con el mismo fin y/o objetivo: la profunda admiración y reconocimiento a estos dos grandes.

Dicho y aclarado este punto, respecto a la Casa Museo Magda Frank, les cuento que al Museo del Tigre (MAT) me unió el reconocimiento y profundo respeto que la obra de José Fioravanti recibió por parte de María José Herrera, curadora por excelencia, jefa por años del Museo Nacional de Bellas Artes, directora del Museo de Arte Geométrico, entre otras cosas. Qué decir... una admirable trayectoria en las artes: ella es una de las grandes generadoras en la vida de museos argentinos hoy en el (MAT), junto a su equipo Verónica Tejeiro y Graciela M Arbolave en lo que hace a la conservación y restauración de piezas. Realizamos está muestra, ellas la materializaron, dieron vida nuevamente a éste grande estatutario.

La muestra en el MAT: Entre lo épico y un sueño, José Fioravanti: consta de tres piezas de gran tamaño, El Pastor y La Pastora, (alegorías que nos recuerdan al arte monumental egipcio) pertenecientes al monumento de Martínez de Hoz y La Patria del Amor y la Fraternidad, inigualable pieza integrante del Monumento a la Bandera Argentina, Rosario). Me refiero luego a esto. También cuenta con una obra en menor tamaño de Manuel Belgrano a la emplazada en la cripta del Monumento a la Bandera en Rosario.

Tulio H. Andreussi
Tulio H. Andreussi

Fioravanti nos dice acerca de su obra "La Patria del Amor y la Fraternidad". Representando los valores espirituales. Emplazada en un nicho, es una figura femenina en bronce de formas macizas y actitud serena. Sus brazos están abiertos, una larga capa cubre su espalda y en su cabeza lleva una corona de laureles. Porta un escudo, “pero la suya no es actitud de combate sino de tranquila seguridad, de confianza en sí misma, de serena alerta y de consciente poderío”. Su pie derecho, adelantado, como “un símbolo de la marcha sin sobresaltos, propia de aquél que sabe a dónde va, que conoce su ruta y tiene delante de sí un horizonte claro”.

Además, la muestra es acompañada por dibujos y material fotográfico de la casa Museo Magda Frank y del Archivo General de la Nación. Todo ello para volver a dar una mirada gloriosa al pasado artístico de nuestro país. Por primera vez, luego de 40 años en el silencio, desde su fallecimiento (1966), puede ser expuesta con la belleza y la espiritualidad, añejadas en las fuentes que fueron concebidas.

El próximo 7 de junio el Museo Histórico Nacional a la Bandera en Rosario con curaduría de Marcela Römer, se homenajeará a los artífices del Monumento a la Bandera el nombre de la muestra es Artistas Monumentales. Barnes, Bigatti, Bustillo, Fioravanti, Guido, Mora. Recordemos que el año pasado fue el 60 aniversario, esperando el próximo 20 de junio, hoy tienen su merecido fiesta los creadores del ícono de Rosario.

IN:  ¿Hay continuidad o distancia? ¿Por qué?
THA:
Tanto la continuidad como la distancia, las percibo como dos conceptos antagónicos y estancos. Prefiero pensar en algo más abarcativo y dinámico una suerte de eclectismo en mi búsqueda, ello me permite invitar a crear, conocer y generar. Lo antedicho cuenta tanto para difundir la obra de Magda Frank como la de José Fioravanti. Como así también para admirar y considerar el hecho de incorporar, potencialmente, otras piezas de otros grandes artistas. Continuar desde aquí para afuera, difundiendo y acompañar en muestras públicas- solo en los cuales me conste fehacientemente que las respetan y honran.
Respecto a los espacios de exposición, como lo son por ejemplo el Museo del Tigre, el Museo Histórico a la Bandera (Rosario), Galería de Arte Calvaresi, Archivo General de la Nación. Y otros potenciales, mientras se respete y sienta- literalmente- la obra: no existe distancia alguna.

Monumento a la Bandera
Monumento a la Bandera

I:  ¿Que ejes toma para el Museo y en que teóricos se inspiró para el trabajo que realiza?
Tulio H. Andreussi: El coleccionista puede adquirir obra, por recomendación de expertos o por sentir cierta conexión, ahora bien; quien además rescata un taller, como es mi caso, lo hace para que los valores del escultor no se pierdan. Mi eje es La manifestación de la belleza misma, de lo eterno, por supuesto que está presente, el estudio de los escritos teóricos
Te paso dos citas que dan sustento a la obra de cada uno:  "Al amar a la humanidad quiero expresar que amo a los hombres y todo aquello en lo cual palpita la vida. Esta misma vida que palpita es la que quiero expresar en mis obras, una vida viva, resuelta a través de sus líneas más puras y definidas, y por tanto figurativas" (Fioravanti). ¨El origen de mis esculturas es muy lejano: se remontan a las civilizaciones que me precedieron, mis colegas milenios atrás. Sus tallados en piedras son testimonios de una época que yo trato de captar, y a la cual intento agregarle algo mío, para transmitirle a quienes vengan después de mi¨ (Frank).
Con los talleres de Frank y Fioravanti quiero transmitir la esencia de cada una de sus piezas y claro está de su obra en general. El punto, reitero, es el de comunicar. Comunicar el concepto que el estatutario quiso eternizar para trascender. Más allá de que cada cual entenderá la obra con su psiquis; lo cierto es que frente a la belleza misma todos nos rendimos y sentimos cierta paz.

I: Con respecto a Fioravanti: ¿Qué lectura de sus obras recibe la generación digital?
Tulio H. Andreussi: Deberíamos comenzar por definir que es "generación digital", entiendo que todas las generaciones estamos inmersas en una suerte inexorable de generación digital, en todos los aspectos. Nos trasciende. Reparo en el hecho de que no es bueno ni malo, simplemente es así. El arte ha seguido ese ritmo, ha cambiado también el modo de presentarse al mundo. El arte no se encuentra ajeno a esa transformación; como te decía, ya es un rotundo hecho. Mediante las diversas plataformas digitales hallamos una suerte de integración intergeneracional. En otras palabras... también el "arte" se comunica mediante la cultura de la inmediatez... en la cual participan todas las generaciones que están interesadas en "estar al día". Las plataformas digitales hoy son ese vehículo.  En este aspecto y contestándote respecto a la recepción recibo la plena admiración por la obra, tanto de Magda como de Fioravanti.

I: ¿Por qué Fioravanti?
Tulio H. Andreussi: Por la misma emoción que sentí ... como asumo, lo doy por hecho, fue la misma que sintieron sus contemporáneos. Qué decir... es una emoción que aviva la sangre cuando se contempla. Si de alguna forma tengo que contestar... con palabras, esto es cuanto puedo decir. La vida de Fioravanti es la de un genio precoz que se inició en la escultura a los 6 años y a los 12 ya trabajaba como escultor, representa lo más sublime de nuestro arte aquel muchacho que a los 38 años con su exposición en el Jeu de Paume ascendía a la categoría de maestros de maestros junto a Bourdelle y Meštrovi. Solo ellos tres expusieros en vida, ya que el Museo era para artistas póstumos. Fioravanti fue el portavoz de un arte de gran envergadura relacionado con lo más sagrado que tiene el hombre en esta tierra; la incansable búsqueda de la belleza, el equilibrio, lo divino. En su país, Argentina, lamentablemente el destino no le jugó bien.... su obra taller terminó maltrecha y olvidada. Recuerdo mi primer encuentro con La Patria del amor y la fraternidad (2013), le saque el polvo de su rostro, nos miramos a los ojos y le dije, espérame, te llevaré a un lugar donde yo pueda cuidarte. Ahora ya comparte con Magda en su casa Museo. Cito textualmente a Leopoldo Marechal (1990-1970), nos dice: "El estudioso que haya de profundizar mañana en la vida y obra de José Fioravanti, lo colocará sin duda en el lugar de los predestinados".

Tulio H. Andreussi
Tulio H. Andreussi

I: ¿Por qué Magda Frank?
Tulio H. Andreussi: Porque literalmente me envolvió en su silencio místico que aturdió mi alma. La conocí, me enseñó de escultura, la cuidé, la acompañé en su vejez y la enterré. Fue tan sincera su labor, tan veraz, que se pasó su edad madura 20 años picando piedras en las canteras más frías e inhóspitas de Francia, interminables jornadas de trabajo, purgando su infinito dolor en la más absoluta soledad en el ritual, ella con su piedra. Escribe en su diario el 20 julio 1980: "Hoy es mi cumpleaños, cumplo 66. Cerca tal vez del final de mi existencia, mañana no seré más que una hoja que cae en el otoño y que la tierra retoma. Mi aniversario ya no es una fiesta para nadie...Hoy es domingo, tomo el tren para ir a la cantera a trabajar... El tren va rápido y pronto voy a estar frente a mi escultura. La Fuente. La tristeza desaparece, los labios sonríen nuevamente, es mi piedra la que me domina. Ni cansancio ni dolor físico es tomado en cuenta. Yo pido a menudo que me esperen una hora y luego otra más, para poder seguir trabajando. Mis pensamientos, mis sentimientos son para ella. Yo vivo para ella y en ella".

MAGDA, EXCLUÍDA POR SU CONDICIÓN DE MUJER

En el Primer Simposio de Escultura en Francia, el comisario a cargo fue el prestigioso Dennys Chevalier. Hubo 15 escultores internacionales, lo mejor de la escultura del mundo, para los juegos olímpicos en Francia. Magda Frank representaba a la Argentina, por su condición de género desde en el inicio tuvo el reproche y la exclusión de sus camaradas en especial de Morice Lipsi (1898-1986), escultor y presidente de la Federación Internacional de Escultores, que hizo hasta lo imposible para sacarla. Alice Rothschild cuidó de ella, fue el simposio más triste de su vida, nos cuenta en sus escritos.

Magda Frank sobrevivió al nazismo y al comunismo, vivió como refugiada, América le dio un lugar de pertenencia. Con 20 monumentos emplazados, es la mujer con más presencia pública en suelo público francés. Como siempre digo: Magda Frank, mujer picapedrera, americana y monumental. Magda es una gloria para las mujeres, para la escultura y para la humanidad.

Magda Frank (Transilvania,1914 - Buenos Aires,2010)
Magda Frank (Transilvania,1914 - Buenos Aires,2010)


Tanto Fioravanti como Magda, ambos son artistas de una época, forman parte de los movimientos modernos de su época pero sin ser vanguardistas, no rompen con la tradición de la escultura, continúan en el academicismo y llegan sin sobresaltos a un lugar en donde el hombre se encuentra con lo divino. Son místicos, son los que marcan un sendero. Son verdaderos.

I: ¿Hay un boom de la escultura en cuanto a ventas y qué factores de esta tendencia vienen desde afuera? ¿Piensa que las obras tienen mas consumo por impulso de la arquitectura y la construcción?
Tulio H. Andreuss: Hay un creciente interés por incorporar más esculturas en las colecciones. Un ejemplo es "La obra de Giocometi" El hombre que camina.  En la casa Sotheby's 2004, triplicó las expectativas de 30 millones de dólares, subastandosé en 104 millones y recientemente un Brancusi por 55 millones son algunos claros ejemplos. Por supuesto, es innegable y existe una tendencia creciente frente a todo proyecto inmobiliario. Yo no separaría lo que es construcción de arquitectura, van de la mano. Lo cierto es que el arte es y será apreciado, tanto por neófitos, como por expertos... entonces, el hecho de incorporar una obra (a un proyecto inmobiliario) le brinda valor un agregado. En otras palabras, aunque muchos no sepan "bien" de que se trata... una obra de arte eleva, siempre.

Gral Belgrano, Fioravanti
Gral Belgrano, Fioravanti

I: Finalmente, como economista en el tema de la inversión: ¿Qué le diría para empezar a quienes desean iniciar una pequeña colección de obras de arte?
Tulio H. Andreussi: El arte ya está descontado que es rentable en el tiempo, y hoy en día forma parte de un buen portfolio de inversiones. Inversión más arte supone la existencia de un mercado de arte. El mercado del arte está organizado y, por qué no decirlo, también reglamentado. Hoy se habla de los billonarios como los formadores de precios a través de las subastas internacionales.  El mercado, año tras año, muestra nuevos record como en el reciente 2017, el Da Vinci Salvator Mundi realizado hace 500 años subastado en 450 millones de dólares para el Louvre de Abu Dabi, como también el contemporáneo Jean-Michel Basquiat, Untitled (1982), se vendió en Sotheby's por 110 millones de dólares, obra de tan solo 35 años de edad.

En las subastas de arte, los precios están determinados y tienen correlación en las diferentes zonas del globo. La tendencia de los precios es fuertemente al alza por lo tanto el precio en el mercado del argentino está temporalmente estancado en un momento de acumulación.

Si se quiere invertir y proteger el capital, elegiría obras de artistas consagrados de segunda mitad del siglo XX, con cualquier manual de arte argentino podrá hacer una selección. En donde mi recomendación es que priorice procedencia, la documentación, o sea la ficha técnica de la obra, y por supuesto el más importante, el valor emocional que tiene la obra, ya que vivirá con ella y la disfrutará.

Noticias de “Entrevista”
Seguinos