Ricardo Mollo, líder de Divididos, en medio de la patria sojera y el glisofato contaminantes fue claro con sus fans: "¿Saben a dónde volvemos? ¡Al año 30! No volvemos al neoliberalismo, volvemos a una Argentina agroexportadora, una cagada. Cerrada a la industria, cerrada a la tecnología, entonces somos un montón de gente sembrando soja".

Divididos viajó a Córdoba para celebrar sus 30 años como banda, con un show multitudinario en el mítico Anfiteatro Carlos Gardel de La Falda en el que presentaron también su "nuevo disco viejo" titulado Haciendo cosas raras, que no es otra cosa que la regrabación del debut 40 dibujos ahí en el piso.

El jueves pasado, en Río Cuarto, le dedicó una canción a los y las docentes: “Para mí, los maestros son los verdaderos héroes de toda esta situación, porque son los que enseñan a nuestros hijos, y después cuando hacen huelga dicen ‘no, muchachos, ¿y la educación del nene?’ Sí, pero ellos tienen que vivir, porque son personas, y tienen familias, y tienen que pagar el gas y la luz”, planteó ante su público.

Durante el show, el trío repasó sus grandes clásicos y tuvo como invitado especial a Alberto "Superman" Troglio, baterista de Sumo, para interpretar una potente versión de Crua chan, uno de los himnos de la banda que encabezaba Luca Prodan.

En las redes sociales, la banda publicó dos videos y además anunció que regresará a Córdoba para un show en el Quality Espacio en formato estadio al aire libre, el sábado 1 de diciembre. Las entradas se pondrán a la venta en los próximos días.