Dady

"La diferencia entre ellos y nosotros es que nosotros queremos que todos vayan a Miami y ellos quieren ir solos", resumió Dady Brieva en diálogo con el periodista Luis Novaresio. Las palabras del integrante de Midachi atravesaron la actualidad política del país pero recalaron varias veces en las diferencias sociales que parece agigantar el gobierno de Cambiemos.

"Yo quiero que todos vivan bien. Creo en la independencia política y la soberanía económica y vivo en Puerto Madero", disparó también y acusó a la Casa Rosada y los medios oficialistas de "envenenar" a la gente. "Qué es lo que hace que un periodista se levante todos los dís a la mañana y vaya a la radio a habalr de un gobierno que no está hace tres años", se preguntó.

"No envenenen todo... una cosa son los bolsos de López y otra lo que dice Echarri, lo que dice Rizzo, lo que dice Romano", agregó y resumió: "Si al debate lo maneja el enemigo es una forma de perder tiempo".

En más de un pasaje de la entrevista, Dady remarcó el carácter social del peronismo y marcó diferencias con la parte del país que desprecia a los más pobres. "Ellos tienen un problema con nosotros. Se emocionan con Un sol para los chicos, pero si pudieran agarrar un camión y atravesar a todos los piqueteros lo harían", definió y luego añadió: "Llevan comida en una trafic, se emocionan, pero no quieren que todos salgan de la pobreza. Bájense la careta, salgan del closet, digan realmente qué piensan. A Elvira, la señora que trabaja en su casa, le dan zapatillas para la nieta, pero no quieren que salga de la pobreza".

"Se vienen momentos muy sensibles y habría que tener en cuenta que Perón les hizo creer a los negros que te puede faltar cualquier cosa el 24 de diciembre, menos el pan dulce y la sidra. Son como los búfalos, empiezan a patalear, y somos muchos. Hay que tener cuidado con esos momentos sociales para no envenenar más, hace tres años que lo están haciendo y se está enlodando todo", señaló.

"Las crisis son dolorosas, hay que pasarlas. Hay un mundo mejor, creo en una patria grande, en una redistribución de la riqueza. Si el mundo sigue así, la indignidad va a ser tan grande que va a cambiar la naturaleza de la gente. La gente se va a enojar feo y va a ser un mal negocio no redistribuir plata", finallizó.