La leyenda cuenta que en la Buenos Aires de finales del siglo XIX, en la Avenida Paseo Colón, existía un taller de carrocerías en el que trabajaban dos tanitos humildes: Vicente Brunetti y Cecilio Pascarella. Un día el dueño les pidió que dieran una mano de pintura a un carro, que en aquel entonces estaban pintados en su totalidad de gris, por ordenanza municipal.

Por travesura o solo por experimentar pintaron los chanfles del carro de colorado y, lejos de retarlos, al dueño le encantó la idea. A partir de ese día otros clientes quisieron pintar los chanfles de sus carros con colores y otras empresas de carrocería comenzaron a imitar la idea.

En la década del ‘40 el fileteado adaptó sus formas a los nuevos vehículos que iban sustituyendo al carro: los camiones y los colectivos. Poco después comenzó la desaparición del fileteado en los vehículos debido a una ordenanza municipal de 1975 que prohibía filetear los colectivos por considerar que distraían al resto de los conductores.

“A partir de ese momento los fileteadores tuvieron que buscarse otras maneras de sobrevivir, se perdió una fuente de trabajo y muchos se ganaron la vida haciendo cartelería, así aprendí yo con el maestro Manolo Freitas cuando tenía 17 años”, le cuenta a INFOnews Memo Caviglia, uno de los fileteadores que está organizando lo que será el Primer Encuentro de Fileteadores en Buenos Aires, el próximo viernes y sábado 4 en el cine “El Plata” de Mataderos.

Caviglia tiene su taller en el barrio donde nació y se crió: Mataderos. Allí pinta carros y sulkys de colección; camiones y autos antiguos; guitarras y bandoneones; cuadros y carteles por encargue.

“Es un laburo artesanal lento”, dice Memo que hoy tiene 40 años y es el transmisor de un arte que, lejos de estar en extinción, tiene que cada vez más artistas que lo practican, muchos de ellos jóvenes que no llegan a los 20 años.

“Tengo alumnos de 18, 19 años y otros muchos más grandes que se acercan a aprender a mi taller”, cuenta Memo. El fileteador considera que “este arte resurgió gracias a los turistas que se sienten atraídos por algo que es bien porteño, tanto como el tango”.

Un cuadro realizado con fileteado arranca desde los $50 y realizar este trabajo en una guitarra puede costar entre $200 y $500. “A veces se cree que sale más pero en realidad sigue siendo popular”, dice Caviglia cuyas obras han llegado hasta países como Italia, España, México y Paraguay.

FILETEADORES PORTEÑOS, ¡UNÍOS!

Es la primera vez que se reunirán los fileteadores de Buenos Aires. Los jóvenes y los viejos. Los alumnos y los maestros. Será el viernes 3 y el sábado 4 de agosto en el cine “El Plata” de Mataderos y tendrá como eje central una muestra colectiva y foros para intercambiar, discutir y aportar nuevas visiones para el desarrollo del Filete Porteño.

Tanto la exposición como los encuentros contarán con la curaduría de Memo Caviglia. Habrá conferencias y clínicas de fileteado dictadas por Alfredo Genovese, Sergio Menasche, Héctor Bonino y José Espinosa. Además, las charlas debates girarán en torno a temas como “Historia del Filete”, “Patrimonio cultural”, “Proyectos Culturales y sociales”, “El Fileteado en la Educación Artística” y “El Filete y el Turismo”.

La muestra colectiva, que estará expuesta durante todo agosto, presenta trabajo de artistas del filete de varias generaciones que evidencian el desarrollo de la disciplina a lo largo de las décadas.

“A veces se cree que sale caro un fileteado pero sigue siendo popular”, dice Caviglia.

Entre los expositores están José Espinosa, Alfredo Genovese, Memo Caviglia, Sergio Menasche, Héctor Bonino, Adrián Clara, Beto Yapan, Claudia Berlusconi, Christian Loidi, Pablo Peisa, Silvia Dotta, Gustavo Ferrari, Patricia Berman, Fabio Prieto, Walter Quiroga, Freddy Fernández, Cristina Lara, Marcelo Sainz, La Gayola, Bonzo, Franco Fullone, Luis Plaquín y Pablo Jofre.

Como cierre de las dos jornadas habrá tango y folklore en vivo y en simultáneo se realizará un video documental. Para mayor información ingresar a: www.fileteadores.com