Ventana indiscreta

Franco Torchia durísimo contra Papaleo, Viale y Ventura

El conductor disparó contra quienes se refirieron a la intimidad de Natacha Jaitt luego de su muerte. 

Viale / Torchia / Papaleo
Viale / Torchia / Papaleo

Las horas posteriores a la muerte de Natacha Jaitt fueron una confirmación de que la farándula local está para cualquier cosa menos para la grandeza. Con el cadáver todavía tibio, el chimentero Luis Ventura publicó la foto que un policía había filtrado con la imagen de la mediática sin vida y desnuda sobre una cama.

"Ella me había pedido que si le pasaba algo yo contara todo", se justificó con una frase incomprobable, que relaciona amenazas que Jaitt había asegurado que recibía con la exposición de su cuerpo muerto, desnudo y tirado sobre un colchón en un local nocturno de dudosa reputación.

Con este escándalo como fondo, el conductor Franco Torchia disparó contra el directivo de Aptra y en particular también contra Mauro Viale y Carolina Papaleo, quienes horas después de conocida la nefasta noticia hablaron ante cámara sobre la presunta portación de VIH que, según la actriz, tendría conexión con la muerte de Jaitt. "Yo me callé eso", disparó Viale ante la afirmación de Papaleo.

"La escena repone una probable instancia anterior", reflexiona Torchia en una columna publicada este viernes en Página 12. "El periodista podría haber vociferado en el corte –donde como dice Chiquita Legrand, pasa lo mejor–. Así, no es descabellado imaginar que habría apostado a una ya legendaria estratagema de los bastoneros de paneles televisivos: decir fuera de aire, incentivar a los presentes y provocar que alguno de ellos, en tren de notoriedad, caiga y diga lo indecible cuando vuelve a encenderse la lucecita roja. Mauro Viale ríe. Ríe como quien admite, subiendo sus hombros y con los brazos cruzados, que aprovechó y lanzó “el dato” cuando los micrófonos estaban apagados. El enunciado de Papaleo “En realidad algo que dijiste vos…” colabora en esa dirección. Aunque en suma, fue ella y no él".

Sobre este hecho puntual, el exCupido apunta la la panelista de Incorrectas y dice que "HIV es para ella sida y sida es muerte. Natacha, señoras putas y señores putos, murió de sida. No cojan demasiado ni se prostituyan en exceso. El organismo es sistémico, todo tiene que ver con todo".

"El test que sí le dio positivo a Natacha es el de la rifa, porque desde que cundió la noticia en adelante, su cuerpo fue ofrecido de la peor manera por los organizadores de la kermés a la que siempre perteneció la morocha, la tv", continúa.

"Por autodenominarse primero puta, después trabajadora sexual y más tarde prostituta; por revelar la identidad de unos de sus “clientes” más famosos, contar que ella consumía drogas y desplegar esa alevosía verbal que la convertía en vehículo ideal para operaciones de inteligencia (“La noche de Mirtha” y los abusos en las divisiones inferiores del Club Independiente, con Enrique Pinti, Marcelo Longobardi, Carlos Pagni y Gustavo Vera como invitados sorpresa) la ex Playboy TV era un cuerpo de segunda y fue tratado de décima", apunta el conductor de la trasnoche de Radio de la Ciudad.

"La “defensa” de Papaleo, días después, se basó en una información de una fuente amiga del Hospital Tornú, que vio entrar a Jaitt así y asá y le mostró documentación de esto y de aquello. Carolina llevó un análisis a la mesa, no vaya a ser cosa que falten pruebas. Esto es, empeoró con las horas y ninguna autoridad, en esas horas, la detuvo", acota sobre el descalabro de la actriz.

En su columna, Torchia se refiere a las leyes que resguardan la intimidad de las personas y el contraste con la utilización que se hace en televisión de la vida privada de quien está en el foco de las noticias. Y también, a modo de cierre, de las jerarquías que habitan la farándula, el hecho de que a figuras como Graciela Alfano o Aníbal Pachano mantengan "una integridad que Jaitt, viva o muerta, perdió".

"¿Por qué? Hay un deemer, un regulador oculto de bestialidad y ridiculez que exime a algunos y mata a otros. No es aleatorio: es jerárquico. A lo sumo, Carolina pasó de ser “Por siempre, mujercita” a habitar una “Zona de riesgo”. Natacha, en cambio, no llegó a firmar contrato en Xanadú", finaliza su columna.

Noticias relacionadas
Noticias de “Luis Ventura”
Seguinos