INFOnews: ¿Dónde creés que radica la fortaleza de la obra de María Elena, que llega de forma arrolladora a chicos y grandes de todas las generaciones, desde hace varias décadas?

Sergio Pujol: Se trata de una gran apelación a la infancia como edad del juego en estado puro. En ese sentido, MEW construyó una obra esencialmente lúdica, que refiere a diferentes tradiciones para terminar haciendo con esas influencias una tradición propia, algo así como el año cero de la canción infantil de autor. Luego ese tono que encontró para comunicarse con los niños lo aplicó a su repertorio para adultos", con similar éxito. Sus disparates y juegos de rima y ritmo, asi como su frontalidad para la critica de la sociedad, revelan una exploración del potencial expresivo y comunicativo de formas culturales "aniñadas".

IN: ¿Cómo te surgió la idea de ser su biógrafo? ¿Creciste con su obra, qué sentimientos te produjo el primer acercamiento como espectador y no periodista?

SP: Sí, formo parte de la primera generación de "cebollitas", como ella llamaba a los niños, siguiendo una expresion del folclore. Podría decir que sus canciones y relatos conformaron mi pimera experiencia con la cultura simbólica. Ahí descubrí tanto a fascinación de la literatura como la magia de la música. Por otra parte, la idea de escribir una biografía no fue mía, sino de un editor. Obviamente fue una gran emoción y un desafío intelectual. 18 años más tarde, revisé aquel libro para mejorarlo y ampliarlo. MEW ya había muerto, y esto me permitió tener una mirada de conjunto de toda su vida y su obra.

IN: En el proceso de escritura de tu libro, ¿pudiste hablar con ella? Tenía fama de ser una persona un tanto hosca para el acercamiento con los demás, un tanto distante. ¿Te fue difícil la construcción de un vínculo?

SP: En efecto, la entrevisté en cuatro oportunidades, especialmente para el libro. Sí, era complicada para entrevistar, pero básicamente por su gran timidez. Pero una vez atravesada esa cortina de distancia que imponía, era un ser cálido y afetuoso. Aun me emocionó al recordar aquellos encuentros. Me siento una persona privilegiada por haberla conocido y haber podido escribir sobre su vida y su notable producció artística.