INFOnews: ¿Qué te dejó haber participado de “Doña Disparate”?

Julia Calvo: La selección de canciones fue lo que más disfruté del espectáculo. Además, me gustaba ver en el público cómo venían familias enteras: ver cómo los chicos se mataban de risa y los grandes se emocionaban era realmente un combo genial. La gente grande cantaba con nosotros y eso es maravilloso.
Pude comprobar que las canciones de ella, cuando me las cantaba o enseñaba mi mamá, y las cantábamos en el colegio, nos generaban un montón de imágenes. Nos generaban cuentos enteros que podías imaginarte mientras pasaba la canción. Y cuando los pude cantar y escuchar conscientemente, arriba de un escenario, dije: evidentemente esta mujer generaba universos, generaba historias. Son cuentos cantados y eso es maravilloso.

IN: Además, el público infantil es distinto, tiene una magia especial. Vos ya tenés experiencia en el género

JC: Es maravilloso, es maravilloso, ¡porque están tan abiertos a escuchar historias y a imaginarse cosas e inventar! Los chicos están tan ávidos de que les queden cosas en el alma que es genial. La verdad es que estoy re contenta de haber podido participar de esta obra y de Casi Ángeles y Alma Pirata, por ejemplo. Hoy mismo me llegan mensajes de todo el mundo con textos de la novela sobre la libertad, sobre la solidaridad, sobre la cooperación. Me encanta que los chicos convivan con eso.

Otra cosa que me pasó con Doña Disparate fue que cuando me escuchaba cantando las canciones recordaba la voz suave de María Elena, con esa voz tan clara, creo que mágicamente se me aclaraba la voz. Todas las armonías te llevan a ella automáticamente. Y se me venía a la cabeza ese recuerdo tan grato de ella. Un recuerdo que seguirá siempre porque María Elena es un clásico.