Brittney Palmer colgó los guantes por un rato y volvió a desnudarse. Resulta que la bella luchadora de las artes marciales mixtas realizó una producción para la revista FHM de abril, acompañada nada menos que por la modelo Arianny Celeste. 

Resulta que Brittney y Arianny no sólo se conocen del mundo del modelaje; la rubia es conocida por su carrera en las peleas, mientras que la morocha oficia de "chica del cartel", aquella fémina que cruza el ring marcando el inicio de un nuevo round. 

Para esta producción, Brittney volvió a dejar en claro que no sólo vive de golpes, sino que también transpira sexo.