ALUCINEMA | Pantera Negra Wakanda | Chadwick Boseman | Marvel | Disney

Un escaneo a "Pantera Negra: Wakanda por siempre"

La secuela de "Pantera Negra" se desarrolla a partir de la muerte del actor Chadwick Boseman, quien encarnó a T'Challa. ¿Cuáles fueron los elementos fuertes, en detrimento de los más débiles?

El último lanzamiento de Marvel y Disney pisó fuerte en los cines argentinos, donde entre el jueves 10 (día de estreno) y el domingo 13 de noviembre logró capturar casi el 60% de les espectadores, con 229.034 asistentes.

A tono con el eco a nivel mundial, los y las argentinas esperaron el estreno de Pantera negra: Wakanda por siempre con gran expectativa. En un film de 2 horas y 40 minutos, el fanatismo de Marvel fue testigo de la secuela protagonizada por Chadwick Boseman, quien falleció en 2020 a causa de un cáncer de colon.

Tráiler: Harrison Ford, Helen Mirren y una love story en el oeste de 1923

Para desilusión de muches, no hubo escenas creadas con CGI (Imagen generada por computadora) del rey T'Challa. Sin embargo, la película entera es un homenaje simbólico al personaje. De hecho, la trama se enraiza en el duelo que transita su nueva protagonista: Shuri, la hermana de T'Challa, la más experta en tecnología avanzada de toda Wakanda.

Este duelo es retratado por Letitia Wright (Shuri) como una vivencia más cercana a lo que es el proceso de pérdida y sanación fuera de la ficción; como un vaivén de emociones e indecisiones.

Fuego y sangre: el anuncio de una Anya Taylor-Joy "furiosa"

Así, su personaje parece por momentos perderse en la búsqueda de venganza y refugiarse en la ira y el dolor. La joven cuestiona las creencias tradicionales acerca de la muerte, como sucede cuando alguien atraviesa un evento traumático o de grandes repercusiones, dejándole miles de incertidumbres y pocas certezas en la cabeza.

Mucho más adelante la vemos asumir un rol que no deseaba, pero que alguien debía ocupar: el de la Pantera Negra. No deseaba su poder, pero sí proteger a su pueblo, y aquello termina dominando sus decisiones.

 

SOMOS UNA COOPERATIVA

NOS AUTOGESTIONAMOS

VOS NOS FINANCIÁS

¿CÓMO?

>CLICK AQUÍ<

 

En esta entrega aparece el personaje de Namor, que vive y lidera un reino subacuático llamado Talokan, que toma características de la cultura maya. Este elemento mesoamericano hace que el largometraje posea cualidades interesantes, novedosos en el universo de Marvel e identificables para los países sudamericanos. Y es que Pantera Negra se destacó desde el principio con una cultura y valores diferentes a los acostumbrados en el cine pochoclero, puesto que el país donde se desarrolla todo es de origen africano.

Allí las cosas son un tanto distintas: las guerreras más poderosas son mujeres, y su lideresa es Okoye, una figura con una fortaleza implacable que también es un personaje recurrente en Wakanda Forever. Esta cultura mezcla aspectos de los pueblos nativos y la más avanzada de las tecnologías en provecho del vibranio, el mineral que, se pensaba, se podía extraer únicamente de Wakanda, dado que allí habrían caído los únicos fragmentos de un meteorito que traspasó la atmósfera terrestre mucho tiempo atrás. Sin embargo, este supuesto queda desbaratado con la revelación de Talokan ante los wakandianos: fragmentos de vibranio también habían caído en el océano.

El conflicto que subyace todo el argumento, o el puntapié para el desarrollo de la trama, es la colonización de las superpotencias. La ONU apunta a Wakanda como culpable de no querer compartir sus recursos con el resto del mundo para un bien común, como el desarrollo de armas en defensa de algún potencial enemigo, como lo fue Thanos.

Lo último para destacar es la introducción del personaje de Iron Heart que, justamente, no fue nada destacable. El guion que le dieron a la actriz no dejó que su inteligencia se destacase como su punto más fuerte: Marvel últimamente viene preparando el terreno para la próxima generación de héroes y heroínas, en su mayoría jóvenes que no paran de charlar exaltadamente y con un humor un tanto ingenuo al que estamos acostumbrades.

Quizás sea la consecuencia de personajes tan trabajados y con historias reconociblemente basadas en los cómics, quizás sea que la fórmula del éxito no puede repetirse o, quizás, sus espectadores estemos ya entrados en años.

Dejá tu comentario