PALABRERÍO | escritor | cuestionario | literatura | libros

Siete preguntas al escritor Matías Segreti

El autor porteño de “Aunque a nadie ya le importe” y “Gauchito”, entre otros libros, responde el cuestionario de Infonews sobre sus gustos literarios, rituales de escritura y temas primordiales de su obra.


Matías Segreti nació en 1982 en el barrio de Chacarita, Ciudad de Buenos Aires. Trabajó en Parques Nacionales, fue bombero forestal en Entre Ríos y en la Patagonia, atendió un locutorio, una verdulería y alfabetiza trabajadoras sexuales. Se dedicó a la política y asesoró a diputados en la Legislatura Porteña y el Congreso Nacional. Es primera generación de estudiantes secundarios, terciarios y universitarios de su familia. Publicó en Argentina, Perú y Venezuela. Su último libro, “Gauchito”, va por la cuarta edición. Es autor de las novelas “Aunque a nadie ya le importe” (2018) y “El día que conseguí trabajo” (2020). También escribió el libro de relatos “Los Brutos” (2019). Es parte del Grupo Criolla y dirige una organización de la sociedad civil llamada Compromiso Educativo. 

1) ¿Cuál fue el primer libro que te deslumbró y por qué?

Fueron dos y se dieron casi de manera simultánea. La Biblia, sobre todo el Antiguo Testamento. Es interesantísimo cómo se construye literariamente una figura del Dios déspota, tirano, que no tiene ningún problema en sacrificar niños o carbonizar comunidades enteras para cumplir con su narrativa moral. Es espectacular. Después les pedimos a los cristianos que sean buena gente, con ese currículum sagrado deben creerse habilitados para cualquier cosa. Y el otro es “Ficciones”, el primer libro que tuve de Borges. El día que comencé a entenderlo, quedé fascinado con el universo de la literatura.

2) ¿Tenés alguna manía o ritual a la hora de sentarte a escribir?

Sí, lo identifiqué hace poco. Se organiza de la siguiente manera. Inauguración de un mate, música vinculada a la historia que voy a contar, por ejemplo, si se trata de un santo correntino, me pongo unos chamamés, si voy a escribir sobre una pareja que está atravesando algún conflicto, le doy play a Sandro. Procrastinación de media hora, fijación de la vista en un objeto, concentración absoluta. Primer sorbo de mate. Me siento frente a la computadora, elimino todas las ventanas de acceso a la distracción. Segundo mate. Lectura de lo último escrito. Mate. Escribir. Esto se puede repetir varias veces hasta que el mecanismo se active con efectividad.

3) ¿Cuáles son los temas o problemáticas que más te interesan abordar como escritor? 

Los temas que más trabajo están relacionados a las culturas populares, santos, barrios, muertos, conflictos, historias orales, desgracias. Pero también me centro en lo que leo. Hace unos años estuve leyendo literatura japonesa del año 1000. Durante ese año escribí alrededor de veinte cuentos en geografías inventadas por mí, pero con el registro oriental, como si realmente conociera esos territorios y esa lengua fuese mi lengua. Algunos de esos cuentos fueron publicados en revistas, otros los tengo guardados, uno de ellos fue seleccionado para ser publicado en una antología asiática. Cuando me enteré, les comenté a los editores que la historia, los lugares, los personajes, los tiempos pertenecían exclusivamente a la ficción, a mi imaginación. Creo que su respuesta fue lo mejor que recibí en estos años, se sorprendieron, y me dijeron que parecían reales y que por eso los iban a publicar. Reales, eso es un pequeño triunfo. Igual, sigo esperando, probablemente no los publiquen ahora que saben la verdad.

4) ¿Qué te gusta hacer cuando no estás escribiendo?

Me gusta hacer cualquier cosa con la gente que quiero, sobre todo irme de viaje. 

5) ¿Cuál fue el último libro que leíste y recomendarías?

El último fue “Un hombre con suerte”, de Jamel Brinkley, editado por CHAI, en una colección dirigida por Federico Falco. Para recomendar tres géneros: crónica, “Los suicidas del fin del mundo” de Leila Guerriero; de narrativa, “Tu jardín salvaje” de Gonzalo Unamuno; y de poesía o algo semejante, “El Libro de la Almohada” de Sei Shonagon.

6) ¿Podrías nombrar a cinco escritores/as que admirás?

A María Moreno, debería haber homenajes semanales, procesiones a la puerta de su casa, reimpresiones de sus libros para que lleguen a todos los barrios de nuestro país. A Borges, el escritor del siglo XX. También a Bolaño, Casona, Camila Sosa Villada, Lucía Berlín, Carlos Gamerro, Mansilla y a Sarmiento.

7) ¿Por qué escribís?

Porque me aburro y no me da la cabeza para hacer otra cosa.

 

Dejá tu comentario