MUNDO | jair bolsonaro | brasil | eletrobras | privatización | empresa estatal

Un guiño al mercado: Bolsonaro privatizó a la gigante eléctrica Eletrobras

Brasil privatizó por al menos 6.000 millones de dólares la mayor empresa pública del sector en América Latina.

Jair Bolsonaro (Télam)
Jair Bolsonaro (Télam)

Brasil privatizó por al menos 6.000 millones de dólares la gigante eléctrica Eletrobras, la mayor empresa pública del sector en América Latina, en un proceso de venta mediante el traspaso del paquete accionario, de acuerdo a lo informado este viernes por la compañía.

Esta privatización, una bandera de la gestión del presidente Jair Bolsonaro, es la mayor en dos décadas, después de la minera Vale.

El jueves por la noche se cerraron las operaciones luego de que los bancos que participaron del proceso de traslado del paquete accionario del Estado a los privados determinaron que se había recaudado 29.000 millones de reales, unos 6 mil millones de dólares, dice un comunicado de la empresa.

Se espera que se agregue 1.000 millones de dólares más al término de la oferta final.

Según la prensa económica, dos grandes adquisiciones de paquetes accionarios fueron realizados por el fondo soberano de Singapur y el fondo de pensión de Canadá CPPIB.

Así, el gobierno redujo del 72% a 45 % el paquete de las acciones.

Fue fijado un precio de 42 reales (alrededor de 8,54 dólares) por acción y los nuevos papeles comenzarán a ser negociados en la bolsa de San Pablo a partir del 13 de junio, cuando el Estado dejará de ser el controlador de la compañía.

La estrategia de privatización había sido lanzada en el gobierno de Michel Temer (2016-2018) pero fue acelerado en la gestión de Bolsonaro: coincidentemente la privatización que ha consumado la segunda mayor venta de una estatal en dos décadas ocurre luego de la reunión que mantuvo el jefe del Estado con su par estadounidense, Joe Biden, en Los Angeles.

El mismo día de la privatización, Bolsonaro y el ministro Guedes pidieron a los supermercadistas congelar los precios de los alimentos para intentar detener la inflación, cuando en nombre del libre mercado se habían negado a actuar de esa manera, a menos de cinco meses de las elecciones.

El gobierno permitió la compra de acciones a través de recursos del llamado Fondo de Garantía del Tiempo de Servicio (FGTS), al que cada brasileño con empleo registrado tiene acceso tan solo en caso de despido o de necesidad para compra de vivienda.

Unos 370.000 trabajadores usaron parte del FGTS para comprar acciones de Eletrobras, una cifra que supera los 248.000 que lo hicieron en 2000 durante la oferta de la estatal petrolera Petrobras, pero por debajo de los 582.000 en 2002 con la privatización de la minera Vale, según el diario Valor Económico de este viernes.

El asunto encontró resistencia en el gremio de los trabajadores del sector eléctrico pero no se expandió a toda la oposición.

El expresidente Luiz Ináico Lula da Silva había dicho que la privatización de Eletrobras sería revisada en caso de vencer las elecciones el 2 de octubre.

La privatización se hizo por medio de traspaso de paquete accionario, sin subastas ni dueños identificados inicialmente.

Especialistas y entidades de defensa del consumidor pronosticaron un aumento de al menos 8% en el comienzo de la nueva gestión con el pase del paquete accionario a mayoría privada.

El gobierno de Bolsonaro tiene en carpeta, en caso de su reelección, la privatización de la mayor empresa del país, Petrobras, que opera desde 1998 con capital abierto.

Para la política brasileña, la venta de Eletrobras significa el "entierro de la era de Getulio Vargas" ya que el presidente nacionalista creó la empresa en 1954 así como la petrolera Petrobras, pasando a funcionar en 1962 por orden del presidente Joao Goulart, laborista derrocado por el golpe militar del 31 de marzo de 1964.

Dejá tu comentario