SOCIEDAD | INCENDIOS | HUMEDALES | NEGOCIOS | DENUNCIA | GREENPEACE

“Hay responsables que están expuestos pero siguen impunes”, reclama Greenpeace

Con un video satírico, la organización denunció que Baggio sigue destrozando humedales solo porque necesita hacer negocios. El humo va y vuelve de Buenos Aires pero los incendios aún persisten en el Delta del Paraná.

“Resulta indispensable que la justicia actúe en estos casos para determinar la responsabilidad de quienes se benefician con la destrucción del bien común, en este caso, de los humedales, y evitar que continúen arrasando con estos ecosistemas.”, dijo Leonel Mingo, coordinador de la campaña de Humedales de Greenpeace Andino. 

Las declaraciones del coordinador llegan justo cuando la organización presentó su campaña "El nuevo jugo Baggio Ahumado” que tiene como eje central un spot satírico en el que sostienen que el producto llega “de la fusión y selección de la mejor flora y fauna del Delta, humo y fuego”. 

“Es un hecho que hay denuncias contra quienes son investigados por incendiar humedales”, recordó Mingo, quien inistió con que "el compromiso de la organización es informar y seguiremos exponiendo a quienes se benefician económicamente del daño ambiental”.

En la última semana los incendios alcanzaron las 60 mil hectáreas, en un récord absoluto en lo que va del año. En total, en 2022, ya se quemaron más de 190 mil hectáreas. Los humedales cubren aproximadamente el 21 por ciento del territorio nacional y, sin embargo, no tienen protección alguna. 

“La responsabilidad de los senadores y diputados es dictar una norma de protección de humedales que establezca reglas claras para evitar que sigan hipotecando el futuro. Hace más de 10 años que los intentos de aprobar una ley de protección de humedales fracasan por los intereses de sectores ganaderos e inmobiliarios, y las empresas que obtienen ganancias con la destrucción de estos terrenos no son consideradas cómplices de este ecocidio”.

De acuerdo a la organización, para ser efectiva una normativa nacional debería incluir una figura penal para quien dañe los humedales, así como un relevamiento que de cuenta de la cantidad y estado de estos ecosistemas, y una moratoria que permita poner freno a los incendios en lo inmediato; “La protección de humedales no puede ser sólo humo, ni llenarse la boca sin hacer algo concreto", concluyó.

 

SOMOS UNA COOPERATIVA

NOS AUTOGESTIONAMOS

VOS NOS FINANCIÁS

¿CÓMO?

>CLICK AQUÍ<

Dejá tu comentario